Roberto Espinoza Mogro, enviado especial

SANTIAGO

Parte de la delegación de Ecuador no está cómoda en las instalaciones donde se encuentra hospedada, en la Villa Panamericana, a causa de las obras inconclusas. EL UNIVERSO conoció que en el edificio donde están los tricolores no tienen habilitado el espacio para fisioterapia y equipo logístico.

Publicidad

A esto se suma que algunas habitaciones aún las están acondicionando, los deportistas no se pueden duchar con agua caliente, y que hay molestias por los ruidos que genera la maquinaria que está trabajando en el recinto.

Los primeros inconvenientes los tuvieron Brasil, Argentina y Estados Unidos, que el pasado sábado reportó problemas en sus edificios, uno de estos fueron la filtración de agua en paredes.

Sebastián Yatra llegó a Santiago para su presentación en la ceremonia artística de los Juegos Panamericanos

El diario La Tercera de Chile destacó: “El nuevo bochorno de la Villa Panamericana. (...) que comiencen las competencias y con varias delegaciones ya instaladas en el país, el recinto que recibirá a cerca de 9.000 atletas no tiene calma (...). Argentinos, estadounidenses y brasileños fue reubicados en hoteles por los inconvenientes”.

Publicidad

Además, los miles de llaves que entregaron las constructoras a Santiago 2023 no vienen identificadas con el número de departamento que corresponden, generando un caos porque hubo deportistas que no podían ingresar a sus habitaciones.

El edificio donde se encuentra hospedada la delegación de Brasil. Foto: Roberto Espinoza Mogro

“Desde la Corporación Santiago 2023 evitaron dar declaraciones de forma oficial, aclarando que el recinto aún está en marcha blanca (proceso de finalización de las obras)”, indicó La Tercera.

Publicidad

El pasado martes, a la organización de los Panamericanos se le presentó otro inconveniente: la rotura de una matriz de agua en el Estadio Nacional, por esto la piscina olímpica del Centro Acuático tuvo una importante baja en el nivel.

“Luego de la falla, la delegación canadiense, que estaba presente en el reducto ñuñoíno, ayudó a limpiar la gran cantidad de tierra que se removió junto con la rotura de la matriz. Eso sí, conocedores de esta situación señalan que las obras se entregaron con bastante polvo y que los mismos voluntarios y delegaciones han colaborado”, detalló el matutino.

Y agregó: “Pero no fue el único problema, pues también hubo dificultades en el Centro Deportivo de las Raquetas, en el interior del parque Estadio Nacional, que cuenta con un escenario central, uno secundario y otras tres canchas auxiliares que terminaron inundadas debido a otra fuga. Estas últimas ya fueron reparadas y ya pueden funcionar con normalidad. Las pistas afectadas fueron las de entrenamiento”.

Capacidad de la Villa

Los 17 edificios, con capacidad para albergar a 5.400 personas, fueron construidos en un área de 64.000 metros cuadrados, en el barrio Cerillos, donde funcionaba el primer aeropuerto de Santiago. Tiene 250 árboles plantados y conecta con un parque de 250 hectáreas para los residentes.

Publicidad

Están divididos en cuatro barrios: Agua, Tierra, Fuego y Aire; los edificios tienen distintas alturas, entre 6 y 17 pisos con ocho departamentos en cada uno de ellos. Los departamentos serán entregados sin amoblar en el segundo semestre del próximo año como vivienda social a familias chilenas, según lo anunció el Gobierno local.

Punto de recreación para los deportistas en la Villa. Foto: Roberto Espinoza Mogro

También hay plazas, como la de Banderas, donde hay una tarima en la que organizan eventos culturales, jardines con distintas flores y plantas, un gimnasio, zonas de camping, puffs, hamacas y áreas de entretenimiento con videojuegos, juegos de mesa, incluso parques con columpios, balancines, mallas para escalar y otras actividades para la relajación de los deportistas.

Cuenta con una policlínica, supermercado, tienda oficial de las justas, una comisaría de Carabineros de Chile, lavandería, un centro de transporte y otro de lactancia; así como con camiones de comida rápida y postres.

Alimentación

Más de 20.000 raciones diarias para los deportistas y los oficiales de cada delegación entregadas en una carpa de 6.600 metros cuadrados, la longitud de una cancha de fútbol, en cerca de dos mil mesas, son algunas de las asombrosas cifras del comedor de la Villa.

El comedor está abierto durante 22 horas y en él hay seis estaciones de comida, entre las que destacan una con gastronomía chilena, otra del mundo y una con productos kosher, y aptos para veganos y celiacos; satisfacen el paladar de los residentes de ese conjunto de 1.355 departamentos, de 36 y 52 metros cuadrados, que integran las 17 torres construidas para las justas.

Asimismo, hay estaciones con carnes, carbohidratos, ensaladas y frutas. No hay preparaciones fritas y existen puntos de reciclaje en todo el lugar. (D)