La Superliga es una nueva competición que nace en el fútbol europeo y que competiría contra la Champions League. Sería una liga cerrada entre los mejores clubes del Viejo Continente. En esta iniciativa son protagonistas los clubes (Real Madrid, Juventus, Liverpool, Manchester City, Barcelona), que saldrían recompensados económicamente con esta competición paralela a la UEFA. Florentino Pérez, uno de los impulsores del proyecto, será el presidente de la Superliga y tendrá como vicepresidentes a Andrea Agnelli, de la Juventus, y Joel Glazer, del United.

Los doce clubes firmantes son: Manchester United, Arsenal, Chelsea, Tottenham, Manchester City, Liverpool, Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Inter de Milan, AC Milan y Juventus. Pero la idea es que tres más se unan para cerrar un fijo de quince equipos fundadores. “Se invitará a otros tres clubes para que puedan unirse antes de la temporada inaugural que empezará lo antes posible”, dice el comunicado. Una especie de NBA que ha encontrado el rechazo público de la FIFA, la UEFA y el resto de confederaciones. También las ligas nacionales se han opuesto.

Participarán 20 clubes, los 15 fundadores y otros 5 equipos adicionales que se clasificarán anualmente sobre la base del rendimiento de la temporada anterior.

Todos los partidos se jugarán entre semana, todos los clubes seguirán compitiendo en sus respectivas ligas nacionales, preservando así el calendario tradicional que está en el centro de la vida de los clubes.

La temporada comenzará en agosto con la participación de los clubes en dos grupos de diez, que jugarán partidos de ida y vuelta; los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final. Los equipos que terminen en cuarta y quinta posición disputarán un playoff adicional a doble partido. Posteriormente se jugarán playoffs de doble partido a partir de cuartos para llegar a la final, que se disputará a partido único, a finales de mayo, en una sede neutral. (D)