Al contrario de lo que le ha ocurrido las dos veces que albergó el Mundial de la FIFA, en la Copa América siempre que fue dueño de casa Brasil se coronó campeón. Ese récord perfecto de hacer valer su condición de sede y quedarse con el título del torneo de selecciones más antiguo del planeta solo lo comparte con Uruguay, otra de las potencias de la Conmebol.

En las cinco ocasiones en que el país de la samba organizó la competencia terminó el trofeo en su poder. Este sábado la escuadra auriverde intentará mantener su férrea hegemonía como anfitrión cuando dispute la final de la edición 2021 contra Argentina, que no da una vuelta olímpica desde 1993.

1919, el partido de 150 minutos

La primera vez que el entonces Sudamericano se realizó en Brasil fue hace 102 años, entre el 11 y 29 de mayo de 1919. Además del local jugaron Uruguay, Argentina y Chile. Según el libro Conmebol 2001, “la Copa llegó a Brasil, que esperaba con un escenario de lujo: el estadio Laranjeiras, del aristocrático Club de Regatas Fluminense”. Se agrega que “en esta ocasión el campeón es Brasil, que pese a haber desarrollado su fútbol años después que el (del) río de La Plata, presenta un gran equipo y da la pauta de lo (que) sería en tiempo futuros: una potencia mundial”.

En el formato todos contra todos, brasileños y uruguayos terminaron con 5 unidades cada uno, y pese a la diferencia de goles favorable a los primeros (más 8) respecto a los celestes (más 3), en un partido extra se definió al monarca. Ante 26.000 personas se jugó el encuentro de balompié más largo de la historia. Después de los 90 minutos hubo empate a 0 y hubo alargue. Tras culminar la media hora y permanecer la cuenta sin abrirse, se cumplió otra prórroga para completar 150 minutos.

Publicidad

Brasil venció 1-0 con gol del legendario Arthur Friedenreich, que en una carrera de casi dos décadas marcó más de 1.300 tantos. Con el uniforme blanco que entonces usaba la selección brasileña consiguió su primer título internacional con esta formación: Marcos; Píndaro, Bianco; Sergio, Amílcar, Fortes; Millon, Neco, Friedenreich, Heitor Domingues, Arnaldo.

1922, edición Centenario

Jugada íntegramente en Río de Janeiro, Brasil organizó la Copa América por segunda vez en 1922. Solicitó la sede para festejar con el torneo los 100 años de independencia del país (otra edición Centenario fue la del 2016, que la Conmebol realizó para conmemorar el siglo de la creación de la entidad. Extrañamente, el certamen no se llevó a cabo en ninguna nación de la región, sino en Estados Unidos).

Otra vez fue necesario un encuentro extra para resolver al campeón. Tras cuatro fechas Paraguay terminó en la cima de la tabla de posiciones, con 5 puntos, más 2 de gol diferencia; Brasil lo igualaba en todo, pero no pesó como criterio de desempate que los guaraníes tuvieran mayor cantidad de tantos anotados (5) que los dueños de casa (4).

El 22 de octubre de 1922, en el estadio Laranjeiras, de Fluminense, Brasil sometió a Paraguay 3-0 y se quedó por segunda vez con el torneo. Los goles los anotaron Formiga (2) y Neco. Este fue el once que venció a los albirrojos: Kuntz; Palamone, Barto; Lais, Amílcar, Fortes; Formiga, Neco, Heitor Domingues, Tatu, Rodrigues.

1949, último título de blanco

Un año antes del Mundial de la FIFA que fue en Brasil, y aún con el estadio Maracaná en etapa de construcción, el gigante de Sudamérica recibió por tercera vez la Copa América y, como ocurrió en las dos ocasiones previas que la organizó, se coronó. Y para variar, en Río de Janeiro se jugó un compromiso extra para establecer al rey de la Conmebol.

Brasil, campeón de la Copa America (Sudamericano) de 1919. Foto: Tomado de Internet

Con una de sus selecciones más fantásticas de la historia en la útima jornada del certamen todos contra todos, Brasil fue sorprendido por Paraguay, que venció 2-1. Ambas escuadras igualaron en puntaje (12) y se enfrentaron el 11 de mayo de 1949 en un juego de desempate al que Paraguay le habría convenido mejor no forzar, porque Brasil lo vapuleó 7-0. Así completó 46 goles en ocho encuentros y un promedio de 5,75 tantos por cada partido.

Publicidad

El DT Flavio Costa ordenó esta formación: Barbosa; Augusto, Mauro; Ely, Danilo, Noronha; Tesourinha, Zizinho, Ademir, Jair, Simao. Catorce meses después, ocho de esos titulares, más el entrenador, fueron parte de la catastrófe del Maracanazo, cuando Uruguay superó 2-1 a Brasil en el duelo clave del Mundial 1950, en la última ocasión en que la selección brasileña se vistió de blanco.

Brasil, campeón del la Copa America de 1949. En 1950 este equipo cayó ante Uruguay, en el Maracanazo. Foto: Tomado de Internet

1989, primer título en el Maracaná

La Copa América regresó a Brasil 40 años después de la última ocasión en que fue sede. En 1989 ya el torneo se disputaba bajo el sistema de grupos y clasificación a rondas posteriores.

Los auriverdes estuvieron en la llave A, que ganó Paraguay con los locales como escolta, para así clasificar ambos a la segunda etapa. En el camino se quedaron Colombia, Perú y Venezuela. La fase final, a la que también accedieron desde el grupo A Uruguay y Argentina, enfrentó a todos contra todos. La corona sería para el que sumara la mayor cantidad de puntos en esa ronda.

El 16 de julio, en el estadio Maracaná (misma fecha y escenario donde Brasil perdió el Mudial 1950 con los charrúas), los dueños de casa y los celestes llegaron como los únicos opcionados a ser campeones. Ante 170.000 espectadores, Brasil volvió a ser monarca de la Copa América como organizador del torneo al ganar 1-0, con gol de Romario.

Esta fue la alineación ese día: Taffarel; Aldair, Ricardo Gomes, Mauro Galvao, Branco; Mazinho, Dunga, Silas (Alemao), Valdo (Josimar); Bebeto, Romario.

2019, manda en casa otra vez

Hace dos años Brasil reconfirmó que si es sede de la Copa América el título se queda en esa tierra.

Se adueñó del grupo A, en el que doblegó a Perú y Bolivia, pero no pasó del empate 0-0 con Venezuela. En cuartos de final igualó en blanco contra Paraguay, pero fue más certero en la tanda de penales (4-3), para citarse con Argentina en semifinales: venció 2-0 a los albicelestes. En la final, aunque recibió el primer y único gol en toda la Copa, se coronó sin complicaciones ante Perú (3-1).

Con Tite como entrenador, la final en el Maracaná la jugaron Allison; Dani Alves, Thiago Silva, Marquinhos, Alex Sandro; Casemiro, Arthur, Coutinho (Éder Militao); Gabriel Jesús, Everton (Allan), Roberto Firmino (Richarlison). (D)