La selección de Costa Rica viajó a Qatar para enfrentar a Nueva Zelanda por el último boleto para el Mundial de 2022, en juego a disputarse el 14 de junio en Doha.

La selección centroamericana fue despedida en medio de la algarabía de aficionados que salieron a las calles con banderas, camisetas, bengalas, música y una caravana de más de un centenar de vehículos escoltando el autobús de la selección hasta el aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela.

Los ticos, que han participado en cinco Copas del Mundo, aspiran a clasificar a su tercer Mundial al hilo, esta vez con el colombiano Luis Fernando Suárez en el banquillo técnico.

El timonel cafetero, que llevó a Ecuador y Honduras a los Mundiales de Alemania-2006 y Brasil-2014, respectivamente, manifestó recientemente que “aún teniendo todo lo vivido antes” afronta el partido ante Nueva Zelanda “como el más importante de mi vida”.

Publicidad

El combinado de Costa Rica arribó a Doha, donde se sumó a la delegación el golero Keylor Navas, quien expresó su confianza en el trabajo y la unión de grupo para conseguir el boleto mundialista.

“Vengo muy bien, con muchas ganas, muy contento y ojalá que podamos ganar para tener a Costa Rica en otro Mundial”, dijo Navas para radio Columbia.

El guardameta del PSG francés agregó que se trata de “una oportunidad bastante bonita para clasificar al mundial” y que el grupo está consciente de “lo importante que esto es y la responsabilidad que tenemos”.

Navas destacó que la selección de Costa Rica es “un grupo bastante unido” en el que los jóvenes y los veteranos se han acoplado por el objetivo común.

Publicidad

“Gracias a todos los partidos de vida o muerte que ganamos en la eliminatoria es que llegamos aquí. Hay que tomarlo con la misma unión de grupo y el deseo de llegar al Mundial. Es un grupo bastante unido, una selección en la que cada uno sabe muy bien su rol, lo que es muy importante”, declaró.

Costa Rica ganó solo 6 puntos en los primeros siete partidos de la eliminatoria, pero en los restantes 7 compromisos cosechó 19 de los 21 puntos en juego, una remontada que le permitió clasificar a la repesca con los mismos puntos que Estados Unidos, selección que obtuvo el último boleto directo de la Concacaf por diferencia de goles. (D)