El Inter de Miami CF empató este miércoles sin goles y cayó en los penaltis (3-4) ante el Vissel Kobe nipón en Tokio, en un partido amistoso que marcó el regreso de Lionel Messi tras una molestia muscular, pero ni la Pulga ni el penal anotado por el ecuatoriano Leonardo Campana en la tanda de penales alcanzó para alegría del cuadro estadounidense.

El partido fue el último de la gira internacional de pretemporada del club de la MLS, mientras que el Vissel, vigente campeón de la liga japonesa también se encuentra en período preparatorio y comenzará la competición doméstica a finales de mes.

Indignación, 40 demandas y enojo del gobierno de Hong Kong, son los resultados de la ausencia de Lionel Messi en el último amistoso del Inter Miami

El encuentro comenzó con poco ritmo en la fría noche tokiota, y en un Estadio Olímpico Nacional que apenas llegaba a la media entrada y donde el público mostró sus ganas de ver a Messi desde que sonó su nombre por megafonía entre los suplentes.

Publicidad

El astro argentino, aquejado de unas molestias en el abductor, volvió a quedarse de inicio en el banquillo tras la polémica que causó su ausencia en el amistoso del pasado domingo en Hong Kong, donde el público local terminó abucheando al Inter y reclamando el reembolso del precio de sus entradas.

Durante una anodina primera mitad, Vissel mostró una mayor intensidad y dispuso de tres claras ocasiones del veterano ariete Osako, quien estrelló dos remates en el palo en apenas un minuto cuando no se había cumplido el cuarto de hora de juego. El internacional nipón falló otra oportunidad clarísima solo delante del portero poco antes del descanso.

Sergio Busquets tuvo que ser sustituido en el minuto 24 por una aparente lesión, mientras su equipo no lograba salir de la presión en el centro del campo de los nipones, que parecían mucho más rodados.

Publicidad

Ya en la segunda mitad, el público estalló de júbilo cuando Messi fue llamado para salir al césped por el Tata Martino, lo que se materializó en el minuto 60 con el estadio coreando el nombre del ariete argentino, por el que el público había pagado desde 10.000 hasta 3 millones de yenes (entre 67 y 20.250 dólares). Las entradas de mayor precio, de categoría VIP, permitían conocer a los jugadores y hacerse fotos con ellos, entre otros privilegios.

Sus detalles de calidad ubicado en la mediapunta eran los únicos destellos de un Inter superado en velocidad y garra en casi todas las acciones por el Vissel, dispuesto a aguar la noche de la messimanía en Japón.

Publicidad

Pero la presencia del 10 fue animando al equipo de rosa, más volcado hacia la portería contraria en el tramo final del partido, y Luis Suárez rozó el gol en un remate de chilena a saque de córner. El delantero uruguayo dejó al campo de juego al minuto 75 para dar paso al ecuatoriano Leonardo Campana.

Cerca del minuto 80, Messi estrelló en el portero su disparo en una de esas ocasiones que nunca solía errar, y tampoco acertó tras llegarle el rebote y recortar a un defensa, al ser su disparo repelido sobre la línea de gol por otro rival.

El partido acabó sin goles y se decidió en una tanda de penaltis. Anotaron para el Vissel Osako, Miyashiro, Yuruki e Ino, este último el decisivo, y fallaron Hatsuse y Ura.

Para el Inter marcaron Campana, Gressel y Alba, y fallaron Allen, Taylor y Gregore.

Publicidad

El Inter de Miami pone así su punto y final a su gira de pretemporada de seis partidos con una sola victoria, la cosechada el pasado domingo en Hong Kong, y tras sufrir sendas derrotas ante el FC Dallas y el Al Hilal de la Saudi Pro League. (D)