En un verano de plena reconstrucción, sobre todo a nivel de organigrama, el PSG ha diseñado una nueva estructura para el mercado de fichajes. Si la temporada pasada era Leonardo el único encargado de acometer las compras y las ventas, en el presente curso son, principalmente, Luis Campos y Antero Henrique los designados para realizar las distintas operaciones, tal y como subraya L’Équipe en un reportaje.

Respecto a Antero Henrique, aunque no hubo comunicado oficial sobre su vuelta al club, es el delegado para las compras y ventas del PSG. El brasileño dejó su puesto de director deportivo en 2019 antes de ser una figura importante en la Liga de Qatar, en la que selló una gran relación con el Emir de Qatar y Nasser Al-Khelaïfi, a tal punto de que llegó a ser importante en la renovación de Kylian Mbappé.

El plan del PSG para fichar es simple: Luis Campos diseña una lista de jugadores a los que quiere fichar, ordenándolos de prioridad a alternativa, mientras que Henrique, una vez que recibe dicha selección, contacta con los distintos clubes en los que se encuentran los objetivos e intenta llegar a un acuerdo. En el apartado de ventas, es única y exclusivamente el brasileño el que busca un equipo para los descartes una vez que Luis Campos le ha dicho los futbolistas con los que no cuenta el PSG.

Campos, que ya se coloca como un maestro en las negociaciones gracias a sus exitosos pasos por Mónaco y Lille, también ha sido importante durante el mercado para convencer a varios jugadores. A Ekitike le explicó el proyecto del PSG, le prometió que iba a ser un equipo formado por cada vez más franceses y, en una jugada maestra, le quitó al Newcastle al joven atacante. Respecto a Renato Sanches, el orden fue distinto. Campos fue el que llegó a un acuerdo con el mediocentro, al que ya fichó para el Lille, pero Al-Khelaïfi, aprovechando su influencia, finalmente cerró la operación tras la negativa inicial de los norteños de no dejar salir a uno de sus jugadores más importantes.

El presidente del PSG, en un segundo plano desde que renovó a Kylian Mbappé, centrado en expandir el circuito de pádel, fue decisivo, tal y como indica L’Équipe, en el fichaje de Nordi Mukiele, gracias a su buena relación con el dirigente del Leipzig, Oliver Mintzlaff. Según L’Équipe, el qatarí podría ser clave para desbloquear la operación de Skriniar. Campos llegó a un acuerdo con el central y con su agente, pero el Inter es inflexible a su pretensión de no dejarle salir por menos de 70 millones de euros ($ 71.207.500). (D)