Con triunfo 3-0 sobre el Crystal Palace este sábado en la quinta jornada, el Liverpool se situó líder provisional de la Premier League, mientras que el Manchester City (2º) cedió un empate sin goles en casa ante el Southampton, en una tarde en la que el VAR tuvo un papel importante.

Tras iniciar la Champions League con un valioso triunfo 3-2 sobre el AC Milan, el Liverpool completó una gran semana con otro triunfo en Anfield, alcanzando los 13 puntos, tres más que el City, vigente campeón.

Abrió el marcador para el Liverpool justo antes del descanso (minuto 43) el senegalés Sadio Mané, con su 100º gol con la camiseta de los Reds, diez de ellos ante el Crystal Palace.

Ya en la recta final el egipcio Mohamed Salah hizo el 2-0 (78) y el guineano Naby Keita cerró la cuenta con una gran volea (89).

El City, que arrancó en la Champions con un triunfo 6-3 ante el Leipzig que evidenció su potencial ofensivo y sus carencias en defensa, se quedó sin marcar ante el Southampton, tras haber logrado 16 tantos en sus tres últimos partidos en casa.

En un estadio lleno, los Citizens solo tiraron dentro de la portería uno de sus 16 intentos y el árbitro anuló un tanto de Raheem Sterling en el tiempo adicional tras recomendación del VAR.

El mismo VAR les había salvado cuando un penal y una tarjeta roja a Kyle Walker fueron anulados tras un largo visionado de la secuencia (minuto 62).

Además, este sábado el Arsenal logró una nueva victoria, 1-0 ante el Burnley, que le sirve para alejarse de la zona peligrosa.

En un partido con pocas ocasiones, una falta directa del noruego Martin Odegaard a la media hora de juego significó los tres puntos. (D)