La Juventus sigue buscando un heredero de Chiellini, y Kalidou Koulibaly está en la cima de su lista. El senegalés termina contrato con el Nápoles dentro de un año, quiere una nueva aventura y no hay contactos con el club para renovar. Aurelio De Laurentiis sabe que el equipo que más estuvo interesado en sus servicios fue el Barça, pero los azulgranas, hasta ahora, nunca movieron ficha debido a sus dificultades económicas.

Su petición para el central está entre los 35 ($ 36.736.000) y los 40 millones de euros ($ 41.984.000), una cifra que de momento nadie pudo poner sobre la mesa. La Juventus está buscando la manera de hacerlo.

La Gazzetta dello Sport le dedicó su portada al deseo bianconero de hacerse con los servicios del defensa. El periódico afirma que, gracias a la venta de Demiral al Atalanta (que ejerció su opción de compra por 20 millones ($ 20.992.000) o a algún trueque, costear la operación es posible.

El problema, según pudo saber AS, es que el Nápoles no ha cambiado ni va a cambiar su postura. Solo aceptaría vender a Koulibaly por unos 40 millones de euros ($ 41.984.000) y, además, a los bianconeri les pediría alrededor del doble.

De Laurentiis, tras el caso Higuaín, no quiere absolutamente ver a otro ídolo de su hinchada mudarse a Turín y no teme quedarse con el senegalés otro año sin renovación, perdiéndolo como agente libre en 2023. La Juve no lo tendrá fácil. (D)