Sergio Ramos, uno de los enemigos íntimos del barcelonismo, con un gol en propia puerta, le regaló la victoria al Barcelona ante el Sevilla, en un partido equilibrado que permite a los de Xavi Hernández recuperar el liderato de la Liga EA Sports.

Fue un partido que tenía que decidirse por detalles y el detalle fue un tanto en propia meta. Seguramente mereció el Barcelona la victoria, pero el Sevilla estuvo muy ordenado y tuvo sus opciones, aunque el empuje de los locales en el segundo tiempo, sobre todo por medio del joven Fermín López, que estuvo a un gran nivel, decantó la balanza.

Paciencia y nada de riesgos. Jugó el Barça con red, Xavi Hernández hizo ver a los suyos, después del empate en Son Moix, que el camino era la pausa más que el vértigo. El técnico azulgrana ayudó desde la alineación.

Publicidad

Puso a Gundogan como mediocentro, por delante de Gavi y de Raphinha, que estrenó posición. Adelante, Joao Félix, Lewandowski y Lamine Yamal, que jugó de salida; atrás más orden táctico en las bandas (Cancelo y Balde), y una pareja de centrales clásica (Kounde y Christiansen)

El Sevilla se movía bajo los impulsos de Ramos, que intervino en la construcción con balones en largo y mucho criterio; y de Rakitic, que creaba para sus delanteros. Ocampos y Lukebakio siempre incordiaban y la presión de los de Mendilíbar permitía a los andaluces recuperar cerca de la meta de Ter Stegen.

De hecho, la primera gran ocasión del partido fue un remate de Rakitic que permitió lucirse al meta del Barcelona en el 16. Los azulgrana ofrecían detalles desde los carriles y Joao Félix destacaba desde la derecha.

Publicidad

La primera gran ocasión de los locales llegó en el 21, en una sobresaliente acción de Joao Cancelo que regaló una asistencia que parecía de gol a Joao Félix, pero el exatlético remató al travesaño.

El trabajo de Raphinha le permitió a los de Xavi recuperaciones y balones interiores y además reclamó un penalti en una pugna Pedrosa (min. 26).

Publicidad

El Sevilla, poco a poco, tenía cada vez más el balón, pero no acababa de crear ocasiones, más allá de un remate de Ocampo (min. 29), que sacó Gavi cerca de la línea de gol.

La lesión muscular de Raphinha, en el 34, permitió la entrada de Fermín López en el 37 y dos minutos después, una buena acción de Lamine Yamal, permitió al andaluz rozar el gol, aunque su remate fue detenido con facilidad por Nyland.

Finalizada la primera parte, la impresión era que el Barça había dominado al principio y había tenido un par de buenas ocasiones, pero el Sevilla, con un bloque alto, puso en aprietos la circulación de los de Xavi, especialmente a partir de la media hora.

Los azulgranas estaban atascados. No podían superar el orden defensivo de los sevillistas, pero antes del cuarto de hora de la reanudación, los de Xavi ya empezaron a funcionar mejor.

Publicidad

Buena parte de culpa la tuvo Fermín, muy activo entre líneas. Además, los medios encontraron más a Lewandowski y con el polaco en acción, el peligro estuvo más cerca de la meta sevillista.

El polaco no aprovechó un buen pase de Fermín en el 56 y en el saque de esquina forzado, Gavi remató cerca del travesaño (min. 57). Para entonces, Lamine Yamal ya había hecho un par de aproximaciones desde la derecha por entonces y el Barça tenía el partido donde quería.

Pero su falta de acierto en el remate, le dio aire al Sevilla, que no tenía el balón, jugaba muy atrás, pero cuando se acercaba tenía sus opciones, como en una combinación de fantasía entre Ocampo y Lamela, en la que Rakitic remató junto al palo izquierdo de la meta de Ter Stegen (min. 74).

El partido se decidió en la primera intervención de Ferran Torres, que entró en juego en el 71 por Joao Félix. El siete del Barça puso un centro al segundo palo sobre Lamine, éste la puso ante la llegada de Fermín, pero Sergio Ramos se adelantó, tocó el balón y lo introdujo en su meta (1-0, min. 76).

El Barça, con el trabajo del joven Fermín, el refresco de Ferran y la pausa de Gundogan no sufrió demasiado. El 1-0 deja buenas sensaciones para los azulgranas, que recuperan el liderato momentáneamente y además dejaron la portería a cero. (D)