La celebración del City tras la consecución de su primera Champions League de su historia ha regalado momentos para el recuerdo que han sido muy comentados en redes sociales, o si no, que se lo digan a Jack Grealish, el MVP y alma de la fiesta citizen.

Georgina Rodríguez, novia de Cristiano Ronaldo, demanda a su excompañero de Gucci por “difamación, calumnias...”

Una conmemoración que arrancó en los interiores del Estadio Olímpico Atatürk, en Estambul, que siguió en Ibiza y que acabó casi 48 horas más tarde en las calles de Manchester, publica diario AS.

Dejó a su novia por su amiga: la historia de desamor de Alexis Mac Allister, campeón del mundo con Argentina en el Mundial 2022 y compañero de Moisés Caicedo en el Brighton

Dicho festejo también tuvo como gran protagonista a Erling Haaland, que dejó una gran anécdota con un comerciante de helados de la ciudad de Oldham, ubicada en el condado de Manchester.

Publicidad

Ejaz Azam y Erling Haaland. Foto: Diario As

El vendedor, bajo el nombre de Ejaz Azam, se encontraba en el interior de su camión tras cerrar su negocio después de 14 horas de trabajo cuando de repente el futbolista noruego, que iba vestido con una pijama dorado de Dolce & Gabbana, se acercó a su puesto para pedirle un granizado de color azul, según ha explicado en una entrevista a The Oldham Times.

Foto: Diario As

“Tiene un corazón de oro”

“Tocó la ventana justo después de la medianoche e inicialmente le dije que había cerrado, pero cuando vi que era Haaland, encendí el motor”, dijo Azam.

Esto no es todo, Haaland, visiblemente emocionado por el triunfo de su equipo, le pidió al comerciante si le dejaba entrar en su camión para servir helados a otros clientes. “Se coló dentro y se puso a servir helado para más de 15 personas. Encima hizo su propio helado con aguanieve”.

Publicidad

De hecho, el delantero le regaló los oídos a esta persona, que solo llevaba unas semanas en este puesto de trabajo, al confesarle que su producto era “increíble”.

“No esperaba que viniera a mí y tomara un helado. De los jugadores del City solo lo conocía a él, solo a una persona que conocía. Tiene un corazón de oro. Acababa de terminar un turno de 14 horas y estaba muy feliz, para ser honesto, Dios mío. En serio en serio. Me apreciaron, obtuve un gran respeto ayer”, reconoce. (D)