Italia abrió la EURO 2020 de la mejor manera, con una victoria 3-0 sobre Turquía, este viernes en Roma, en el primer partido del torneo, que levantó el telón tras un año de retraso por la pandemia del coronavirus.

La Azzurra, gran ausente del Mundial de Rusia-2018, festejó a la perfección su regreso a una gran competición internacional cinco años después de la Eurocopa-2016 y se coloca como primer líder del grupo A, que completan Suiza y Gales, que se enfrentan el sábado.

Un tanto en contra de Merih Demiral en el minuto 53 fue el primero del torneo, cuando Domenico Berardi dio un pase de la muerte en dirección hacia Ciro Immobile, pero el balón rebotó antes en el torso del defensa turco, engañando a su propio guardameta, Ugurkan Cakir.

En el 66, Immobile firmó el segundo de la Azzurra al aprovechar un rechace de Cakir tras un disparo de Leonardo Spinazzola.

Publicidad

La sentencia definitiva la firmó en el 79 Lorenzo Insigne, con un disparo cruzado tras recibir una asistencia de oro de Immobile desde la frontal del área.

Turquía, mejor defensa -igualada con Bélgica- de la fase de clasificación del torneo con apenas tres tantos recibidos, se apoyó en su solidez atrás para tratar de dar la sorpresa, pero su estrategia solo sirvió los primeros 45 minutos. Después del descanso, Italia aceleró y pasó por encima de los otomanos.

Berardi, implicado en las jugadas de los tres tantos de su equipo, fue la figura en la sombra de la Nazionale, después de haber sido preferido a Federico Chiesa como extremo derecho para este arranque.

Incluso en la primera parte estuvo cerca de brindar tantos a Insigne (18) e Immobile (33), que no anotaron entonces por poco.

Justo antes del descanso, Italia reclamó en vano un penal por una mano de Zeki Celik, pero el árbitro revisó las imágenes en el VAR y consideró que no debía pitar pena máxima, para enfado de los ‘tifosi’ y jugadores locales.

Los tres tantos de la segunda mitad hicieron que Italia se olvidara de esa polémica, frente a una Turquía que llevó peligro muy puntualmente a los dominios de Gianluigi Donnarumma, especialmente con un centro peligroso de Burak Yilmaz (36) y luego con un contragolpe de Cengiz Ünder (51).

Publicidad

En racha

Con su clara y sólida victoria, la Italia de Roberto Mancini sigue confirmando su estatus como una de las favoritas al título el 11 de julio en Wembley.

Por el momento sigue elevando su cuenta de partidos sin perder, aumentando su racha a 28.

Italia, que consiguió un pleno de diez victorias en su grupo de clasificación para esta Eurocopa, no ha recibido goles en sus últimos nueve partidos, en los que ha firmado 28 tantos, unos números que impresionan.

El partido entre italianos y turcos pudo contar con 16.000 espectadores en la grada del Estadio Olímpico, un cuarto del aforo total del recinto debido a las restricciones anticovid.

Antes del partido de apertura tuvo lugar una breve ceremonia para levantar el telón de la competición.

Allí los exfutbolistas Francesco Totti y Alessandro Nesta llevaron simbólicamente el balón del torneo, bautizado como “Uniphoria” (unidad y euforia).

El tenor Andrea Bocelli interpretó Nessun Dorma, de la opera Turandot de Puccini, delante de grandes globos que representaban a los 24 países participantes en una “coreografía vertical” mediante bailarines. Después fue el turno de una ‘performance virtual’ de Martin Garrix, Bono y The Edge.

En la segunda jornada del grupo A, el miércoles 16, Italia se enfrentará a Suiza, de nuevo a Roma, mientras que Turquía tiene un largo desplazamiento hasta Bakú para enfrentarse a Gales. (D)