Karim Benzema, delantero francés del Real Madrid, se sometió a unas pruebas médicas este lunes que confirmaron que no sufre una rotura muscular y que la dolencia que le impidió acabar el duelo liguero ante el Elche es una contractura en el isquiotibial izquierdo.

La semana de parón sin competiciones que tendrá el Real Madrid para recuperarse del gran desgaste realizado en el mes de enero le vendrá bien para recuperar a Benzema, que no está descartado para el próximo encuentro, el duelo de cuartos de final de la Copa del Rey en San Mamés ante el Athletic Club el próximo 3 de febrero.

Los médicos del Real Madrid no sometieron a una resonancia magnética a Benzema, pero, según informaron a Efe fuentes del club, las exploraciones a las que sometieron al francés confirmaron que su dolencia se debe a una contractura muscular.

Tras fallar su primer penalti con el Real Madrid, en su decimoséptimo lanzamiento, Karim tuvo que dejar el partido este domingo ante el Elche en el estadio Santiago Bernabéu a los 58 minutos.

Publicidad

Paró a tiempo tras sentir malas sensaciones musculares que ya habían provocado su descanso en Copa del Rey y su ausencia por precaución en el Martínez Valero ante el Elche.

El francés ya ha iniciado su proceso de recuperación, con tratamiento fisioterapéutico y el objetivo de no perderse ningún partido.

Su entrenador, Carlo Ancelotti, estudiará desde el miércoles, el día que la plantilla regresará a los entrenamientos, la evolución de Benzema para ir tomando decisiones teniendo en mente el duelo clave de la Liga de Campeones ante el PSG del 15 de febrero. (D)