No es cierto que no hubo nada más en juego que dar espectáculo en el partido Ecuador vs. Argentina. La tarde y noche del martes, en el estadio Monumental Banco Pichincha, los seleccionados tricolores tenían que recuperar confianza y reivindicarse con su público para terminar la eliminatoria con un resultado balsámico después de la fea derrota del pasado jueves en Paraguay ante un eliminado equipo de la Albirroja. La Albiceleste de Lionel Messi se presentaba en la húmeda ciudad de Guayaquil (sobre el nivel del mar) como un rival oportuno para medición de fuerzas, niveles y para descifrar a lo que se puede atener dentro de ocho meses en el Mundial de Qatar el grupo de Gustavo Alfaro.

Aunque con su cupo directo para la cita mundialista ya garantizado, Ecuador salió raudo en el flanco izquierdo con un Romario Ibarra que parecía un rayo llevándose a todo el que podía. Moisés Caicedo, en su regreso al plantel estelar, fue un tractor en el primer tiempo y Messi lo sintió. Recuperador y efectivo en pases el mediocentro de 20 años que en el Brighton inglés es suplente. Por sus botines pasaba todo balón.

Romario Ibarra (d) deja en el camino a Alexis Mac Allister. El extremo del Pachuca mexicano generó muchos problemas en el costado derecho de Argentina. Foto: José Jácome POOL

Seguramente la aspiración de la mayoría de los fanáticos que llegaron al Monumental (y de los que se quedaron fuera) era que la Selección cierre la eliminatoria con una victoria que ponga el broche de oro a una campaña que ya tuvo sonadas victorias como el 6-1 contra Colombia o el 4-2 ante Uruguay, ambas en Quito.

El propósito no era sencillo, pues Alfaro aún tiene que ajustar tuercas y tornillos en una plantilla que muestra mejor calidad individual que colectiva. En ese sentido, Gonzalo Plata debería jugar más para el equipo y cuidar sus decisiones a la hora de la entrega del balón.

Publicidad

El DT Gustavo Alfaro da indicaciones a Gonzalo Plata durante el enfrentamiento con Argentina en Guayaquil. Foto: API

Ecuador presionó con más fuerza, pero le faltó efectividad para convertir ante la portería de Gerónimo Rulli, quien en una de sus apariciones rechazó un remate claro de gol.

La ventaja y el orden del equipo de Scaloni permitió a Messi, con pocas intervenciones, llevar peligro a la portería ecuatoriana, siendo una de estas un pase vertical de Leo para Rodrigo de Paul y, después, la Pulga se abrió muy bien para habilitar a Nicolás Tagliafico, que colocó un pase rasante al punto penal donde apareció Julián Álvarez, que con remate cruzado anotó el 0-1 al minuto 23.

Comentaristas del canal TyC Sports remarcaron que en la noche de Guayaquil a Messi lo notaron “cansado por momentos”, producto del desgaste del encuentro del viernes frente a Venezuela en la Bombonera, pero “siempre buscando la pelota, tratando de asociarse”.

Uno de estos comparó el partido de Ecuador ante Argentina con uno correspondiente a la liga francesa al observar que se jugó con “mucha fricción” y que en ciertos momentos le pareció que al rosarino lo trataron como lo tratan en los partidos de la Ligue 1, “con mucha fricción, yéndolo a buscar”.

Publicidad

El lateral ecuatoriano Pervis Estupiñán (i) intenta frenar al habilidoso Lionel Messi. Foto: AFP

El guardameta Hernán Galíndez rechazó desde la línea de gol un cabezazo de Nicolás Otamendi, lo que hubiese sido el 0-2 para la Albiceleste.

La posesión del balón favorecía ligeramente a Ecuador, mientras el orden, sincronía y control de las acciones le correspondía a Argentina.

Ángel Mena, que ingresó al minuto 59, se perdió el empate, pues su potente remate pasó junto al vertical derecho al minuto 63.

Argentina aprovechó todas las interrupciones del partido para que sus jugadores tomaran aire, en tanto se esmeraban en impedir el juego con pelota quieta mientras el marcador les era favorable.

Publicidad

El timonel de los argentinos, Lionel Scaloni, movió su banco en forma casi simultánea con su compatriota Gustavo Alfaro.

El VAR entró en acción sobre el final del partido por una mano de Tagliafico dentro del área de Argentina que obligó al árbitro brasileño Raphael Claus a revisar la acción y a conceder el penal a Ecuador.

Enner Valencia ejecutó, pero su lanzamiento lo rechazó a medias el portero Rulli, aunque en el rebote el atacante del Fenerbahçe turco convirtió el 1-1 con la puerta desguarnecida al minuto 93.

A Alfaro le queda la tarea de encontrar con urgencia un centrodelantero adicional frente a la sequía que atraviesa Michael Estrada y el propio Valencia, que es goleador histórico de la Tri con 35 dianas. Jordy Caicedo tuvo pocos minutos para ponerse a prueba y solo quedan ocho meses para disputar el Mundial en Qatar.

Publicidad

Jugadores como Jeremy Sarmiento (ingresó a la variante en el minuto 73) y Romario Ibarra (estuvo hasta el 59) se juegan la convocatoria final.

Michael Estrada disputa el balón con Nicolás Otamendi. Foto: Franklin Jácome POOL

(D)