James Rodríguez ya sabe que no entra en los planes de Rafa Benítez, tal y como se informó en el programa de televisión El Chiringuito. El colombiano es libre de irse siempre que llegue una oferta que cumpla las exigencias del Everton, que quiere hacer caja con el colombiano para invertir dinero en otros fichajes, según Liverpool Echo.

Sin Ancelotti, la situación de James en los planes del club cambió como era de esperar. Benítez quiere jugadores físicamente más fuertes, con cualidades que James no está en condiciones de ofrecerle semana a semana. No duda de su talento, pero lo cierto es que su rendimiento el año pasado fue intermitente, publica diario Marca de España.

“Aunque Benítez no tiene ninguna duda sobre la capacidad y la calidad del jugador, algo que ha dicho en público y en privado, su historial físico y de lesiones es una preocupación importante y, por lo tanto, para el nuevo técnico, todo se reduce a una cuestión de valor. ¿Está obteniendo el Everton el rendimiento de lo que cuesta James? ¿O sería mejor gastar el dinero en otra parte?”, escribe el diario.

Una ficha demasiado alta

El dinero que pueda ofrecer el Milan o cualquier otro equipo por James ayudaría a Rafa Benítez a incorporar a jugadores en los puestos que considera necesario reforzar. El talento de James es prescindible, y el negocio sería redondo ya que el jugador llegó gratis del Real Madrid. Además, se ahorraría la ficha más alta del vestuario (más de $ 277.000 semanales, según especula Liverpool Echo).

Además, las exigencias de Benítez están lejos de lo que pedía Ancelotti a James, liberado de tareas defensivas con el italiano con tal de tenerlo inspirado cerca del área. Eso al nuevo técnico no le vale, por lo que el banquillo sería su destino.

Lo cierto es que al colombiano le queda un año de contrato, y todas las partes parecen coincidir en que lo mejor para todos es cambiar de equipo, ya sea a través de un traspaso o con una cesión en la que otro club asuma su salario.

Ese es el principal problema ahora mismo para que se cierre su marcha al AC Milan. James ve con buenos ojos jugar en la Serie A, la única gran liga europea por la que no ha pasado, pero el conjunto italiano no puede asumir una ficha tan alta. El acuerdo con el Everton estaría cerrado, solo faltaría que James acepte la rebaja. (D)