Luis Suárez compareció el sábado por primera vez ante los medios como futbolista del Inter Miami. Se reencuentra así con Leo Messi, Jordi Alba y Sergio Busquets, y fue muy directo al recordar su etapa como blaugranas.

“No me imaginaba que fuéramos a estar otra vez juntos porque pensé que Leo terminaría su carrera en el Barça. En 2019 nos imaginábamos ganándolo todo en el Barcelona y soñábamos con retirarnos allí. Primero me fui yo y después fueron saliendo todos detrás de mí”, comentó el uruguayo en una rueda de prensa tras su primer entrenamiento con el conjunto rosa.

Pese a la distancia, el clásico de este domingo está marcado en rojo en el calendario para los cuatro exbarcelonistas.

Publicidad

“Aún no lo hemos hablado, pero seguramente vamos a quedar para verlo porque nos gusta el fútbol, nos gusta el Barcelona y una final de una Supercopa siempre es linda de ver. Ya saben por qué equipo hincharemos. Desearles lo mejor al club y a algunos de los compañeros que hay ahí”, manifestó Suárez.

El delantero quiso hacer una reflexión sobre el momento complicado que atraviesa el Barcelona.

“La actualidad es lo que marca, estar en una final de una Supercopa marca el buen equipo que hay. Sé que en liga no están a la altura de lo que se espera, pero son rachas. El equipo está en construcción, muchos jugadores nuevos, y es difícil pero de a poco se van a ir solucionando todos los problemas que tienen. Lo primero es mañana, que intenten ganar una copa que siempre, anímicamente y moralmente, va a ayudar a Xavi y a todo el equipo”, argumentó.

Publicidad

Amigos y familias reunidas en Miami

Para Suárez, uno de los factores más determinantes para firmar con el Inter Miami fue la parte personal, y tanto Messi como Alba y Busquets le hablaron maravillas de la ciudad y el club.

“Cada uno tiene su vida y su familia, me hablaron muy bien, están muy contentos. A unos les cuesta más, a otros menos. Sergio era la primera vez que salía y el cambio puede tener un poco de dificultad, pero hoy me dijo que los niños están bien, eso es importante. Jordi también, después de tantos años en Barcelona, un cambio muy grande, tres niños, es difícil. Leo estaba más acostumbrado y yo estoy aún más acostumbrado que ellos por los cambios que he hecho. Les puedo aconsejar más yo que ellos a mí de lo que es la vida fuera”, contó.

Publicidad

Una de las imágenes más destacadas del primer entrenamiento la publicaron las cuentas oficiales del Inter Miami con los cuatro sonriendo y sentados en un banco bajo el texto: “No hay nada más lindo que jugar con amigos”.

Suárez lo destacó ante los medios: “Es lindo, recordar grandes momentos que vivimos juntos en el club que todos soñábamos, el Barcelona. Otro de los motivos es reencontrarme con ellos. Esa imagen trae un lindo recuerdo y toca demostrarlo dentro de la cancha. Somos muy ambiciosos y profesionales, estamos comprometidos”.

“Tenemos que soñar en grande y por qué no soñar con los cuatro títulos. Depende de nosotros, hay que demostrarlo dentro de la cancha”, agregó.

Esta es una nueva etapa para el delantero charrúa, que la inicia con una gran sonrisa en el rostro.

Publicidad

“Estoy feliz, es un nuevo desafío, un nuevo equipo que tiene objetivos que me ilusionan mucho. Creo que el fútbol siempre se basa en desafíos que tienes que cumplir y el Inter Miami me mostró una linda oportunidad de soñar con ganar una MLS”, dijo con firmeza.

La Copa América, en el horizonte

Para el ariete, llegar a Miami es un paso que le puede acercar a jugar la Copa América con Uruguay, pero sabe que dependerá de cómo avance la temporada.

“Estuve en noviembre por méritos, por tener buenos partidos en la liga brasileña, y esto va a marcar lo mismo, cómo esté físicamente y a nivel de juego. Que el entrenador vea con buenos ojos que yo pueda aportar los minutos que quiera. Será por mi rendimiento y no por el nombre que yo tenga”, comentó.

La ilusión por vestirse de celeste sigue vigente y más en esta Copa América que se jugará en su nuevo país, Estados Unidos.

“Uno es jugador de selección y siempre quiere estar. Lo he dicho, había una posibilidad después del Mundial de dar un paso al costado, pero luego en Brasil me sentí bien y podía ayudar al equipo, aceptando el rol que te tiene que tocar. Venir a Estados Unidos sabiendo que se juega aquí este año es otro plus. Dependerá de mi rendimiento en la cancha”, sostuvo. (D)