Alemania fue sorprendida este martes por la selección Colombia, que la derrotó 0-2 ante su propio público en un partido amistoso que pone en duda la continuidad del DT Hansi Flick.

El extremo del Liverpool Luis Díaz abrió el marcador con un bonito cabezazo al minuto 53 y el experimentado Juan Cuadrado anotó de penalti al 82 para agravar la crisis de los teutones, que venían de caer por la mínima ante Polonia la semana pasada.

Eliminada en primera fase del Mundial-2022, Alemania clasificó de oficio para la Eurocopa de 2024 como país organizador. Así pues, la Mannschaft se halla en un largo túnel de quince meses de partidos amistosos.

Publicidad

De su lado el DT argentino de Colombia, Néstor Lorenzo, celebró su victoria más importante desde que asumió el cargo hace un año. El batacazo ante los tetracampeones mundiales llena de viento las velas de los cafeteros de cara a la eliminatoria mundialista de la Conmebol que arranca en septiembre.

El triunfo en suelo europeo también tiene un sabor a renovación para la tricolor, que prescindió de los históricos James Rodríguez y Radamel Falcao para dar lugar a nuevos talentos.

La primera parte transcurrió sin mayores jugadas de riesgo, salvo un par de acciones en los que los colombianos ganaron por arriba, en una premonición de lo que vendría en la segunda parte.

Publicidad

Desde la gradería llegó un inconformismo que iba más allá de los decepcionantes resultados de los alemanes en sus últimas salidas: dos manifestantes contra los combustibles fósiles que invadieron la grama y obligaron a interrumpir brevemente el juego.

Uno de ellos trató desesperadamente de atarse a un poste junto al arco defendido por Ter Stegen, pero fue detenido a tiempo por el personal de seguridad.

Publicidad

Cambiar para mal

Cuando el partido rondaba la hora de juego los estelares de Colombia se encontraron: luego de un error en la salida de los teutones, Juan Cuadrado lanzó un centro venenoso desde la derecha. Lucho Díaz lo conectó de cabeza con un salto acrobático para poner a Colombia adelante y enmudecer al público en Gelsenkirchen.

El tanto del extremo de Liverpool desacomodó a los alemanes, que solo encontraban sosiego en los regates del juvenil Musiala.

Al minuto 79, Flick movió el banquillo para ingresar a Julian Brandt y al habitual titular Joshua Kimmich, quien casi de inmediato cometió un penalti al bloquear un centro del rival con la mano.

Cuadrado tomó el balón y cobró abajo cruzado, lejos de Ter Stegen, quien apostó por la dirección contraria.

Publicidad

Con el marcador ya sentenciado, las cámaras enfocaron en Flick, quien observó los últimos diez minutos del juego con una mueca de impotencia. (D)