Christian Eriksen, centrocampista de la selección de Dinamarca, regresó este domingo a la Eurocopa, tres años después de desplomarse en su anterior encuentro en esta competición, y remarcó que se sintió “con confianza” en el partido, en el que estaba “feliz de estar jugando”, porque disputar este torneo “siempre es especial”.

Esta vez, mi historia en la Eurocopa es muy diferente a la última. Por suerte, han pasado muchos partidos desde que sucedió. Me sentí confiado al entrar en el juego y estaba feliz de estar jugando”, expuso el futbolista, elegido el mejor jugador del duelo de este domingo frente a Eslovenia, en el que marcó un gol en el minuto 17.

“Estaba muy contento, tenía en mente que nunca había marcado en una Eurocopa. Pero no había nada más que fútbol en mi mente. Estaba feliz de ayudar al equipo con mi objetivo”, expresó tras el empate en el Stuttgart Arena, dentro de la primera jornada del grupo C del torneo. (D)