Nápoles recuerda desde primera hora de este sábado al argentino Diego Armando Maradona, fallecido hace tres años, una figura que es mucho más que un jugador para una ciudad partenopea que esta tarde homenajeará en el estadio que lleva su nombre al futbolista más importante de su historia.

Este año, el Nápoles y los napolitanos han visitado el mural de Diego Armando Maradona más que nunca pese a un inicio complicado de temporada que desembocó en el cambio de entrenador, el del francés Rudi García por otro viejo conocido como el italiano Walter Mazzarri.

Este sábado, el peregrinaje masivo hacia el mural no será debido a un motivo de celebración, sino de homenaje y recuerdo hacia el jugador que les llevó a lo más alto.

Publicidad

Porque desde primera hora de la mañana, locales y turistas recorrieron las calles en dirección al altar del ‘Diego’ en los ‘Quartieri Spagnoli’ (Barrios españoles) para rememorar la figura de aquel argentino que hizo historia con dos ‘Scudetti’ que colocaron a la ciudad de Nápoles en el mapa. Un hito que el equipo solo ha podido conseguir 33 años después, en el estadio que lleva, precisamente, el nombre del astro.

Diego Armando Maradona. Foto: Archivo

En redes sociales, los seguidores napolitanos pidieron que todo aquel que visitara el emblemático mural llevara una vela ‘led’ para dejarla encendida todo el día en su memoria.

Toda Nápoles estará pendiente del televisor viendo el partido de su equipo contra el Atalanta, el reestreno de Mazzarri en el banquillo.

Publicidad

Muchos se reunirán para ver el partido juntos en los bares más transitados de los ‘Quartieri Spagnoli’ para estar cerca del protagonista del día, al que después del partido, sobre las 21.00h, se homenajeará en su estadio. Allí se reunirán los aficionados con antorchas para honrar su memoria cuando se cumplen tres años de su muerte.

Además, el escultor italiano Domenico Sepe presentará una nueva estatua dedicada al ‘Pibe de Oro’, algo que ya hizo en 2021 con motivo del primer aniversario de su fallecimiento y que donó al Ayuntamiento de Nápoles, pero el municipio tuvo que devolverla al considerarla de demasiado valor para una donación. (D)