“Hasta el momento, Fabrizio Romano no ha respondido directamente a las acusaciones, y su reputación como periodista está en entredicho”, publicó el domingo, como muchos diarios del planeta, el medio de comunicación Estadio Deportivo, de Sevilla. La nota hace referencia al escándalo producido por la acusación de un periódico de Dinamarca en contra de Romano, quien es considerado ‘gurú’ a nivel mundial cuando de información de fichajes se trata.

En el periódico danés Tipsbladet, tras una investigación realizada sobre el procoder y métodos del napolitano, afirma que Romano es “portavoz de las agendas que quieren imponer los agentes” de jugadores, e incluso beneficiarse “a cambio de hacer menciones en sus redes como si de información se tratara, cuando los datos serían gestionados como una maniobra de publicidad”.

Fabrizio Romano, ‘gurú’ del mercado de fichajes, acusado de recibir dinero de empresarios de futbolistas, de acuerdo con un diario de Dinamarca

Romano, de 31 años, se ha especializado en dar información sobre fichajes de clubes de todo el mundo. Sus exclusivas durante las ventanas de traspasos tienen millones de interacciones y ha viralizado su lema: “Here we go” (‘Aquí vamos’), que utiliza para confirmar una operación del mercado. “Es el periodista más viral en cuanto a fichajes. Cuando el habla, todos dan por hecha la transferencia, pero ahora Dinamarca lo ha colocado en el punto de mira”, comenta La Razón, de España.

Publicidad

Kendry Páez, confirmado al Chelsea, según Fabrizio Romano

‘Eso no es periodismo’

El diario El Español, de Madrid, reproduce las declaraciones de que Troels Bager Thogersen, editor de Tipsbladet, de Copenhague, medio que asegura haber destapado el supuesto modus operandi del italiano para beneficiarse del mercado de fichajes.

Moisés Caicedo: ¿'Venderlo, prestarlo, o mantenerlo’ en el Chelsea?. El diario Evening Standard da opciones y propone esta

“Sé que Fabrizio Romano es aclamado como Dios en las redes sociales. Sólo tengo que decir que muy a menudo obtiene información de los agentes de jugadores y resulta ser el portavoz de su agenda. En el caso concreto de Roony Bardghji, parece que el entorno del futbolista quiere enviar un mensaje para presionar al FC Copenhague. Esto no puede verse como periodismo”, dijo Thogersen en declaraciones que reproduce El Español.

Moisés Caicedo y ‘su socio’ Enzo Fernández, con bajas calificaciones (sobre 10) tras empate del Chelsea con el Brentford

Y según La Razón, “aún hay más. Tipsbladet asegura haber visto documentación de cómo la empresa Memmo, trabajando como intermediaria de Romano, se ha puesto en contacto con clubes -también daneses- con una oferta para comprar una mención en las redes sociales del italiano. Los clubes pagan dinero y Fabrizio Romano ofrece publicidad del club y del jugador a sus más de 20 millones de seguidores en X (antes Twitter) y 27 millones de seguidores en Instagram”.

Publicidad

Denuncia noruega

El exdirector de marketing de Valerenga, club de fútbol de Oslo, confirmó que recibió una oferta de este tipo en el 2022. “La empresa Memmo les ofreció exposición en los ‘canales’ de Romano con tarifas como $1.000 por un post en sus redes sociales y hasta $6.000 por un video”, se lee en AS, de España.

“Esto no es periodismo. Es un negocio en el que tanto los clubes como los agentes tienen que pagar finalmente por la publicidad, y eso no funciona, al menos no en el periodismo. Y creo que debemos recordar eso en este caso: que lo que debería parecer periodismo puede en realidad estar impulsado por intereses puramente comerciales”, sentencia Troels Bager Thøgersen.

Publicidad

Romano se metió en el lío tras escribir esto en su redes sociales: “Roony Bardghji, el extraño caso de uno de los mejores talentos de Europa. De ser pichichi con 10 goles del Copenhague a… cero minutos en los primeros partidos de 2024. La razón es que Bardghji no tiene intención de firmar un nuevo contrato a largo plazo y, a partir del verano, solo le quedarán 18 meses de contrato con varios clubes importantes siguiéndole”. Esta información fue desmentida por el propio FC Copenhague y llevó a los medios daneses a investigar su veracidad. (D)