Publicidad

Lazio, de Felipe Caicedo, se pone a prueba ante el temido Bayern de Munich en la Champions League

Para evitar el vértigo ante el Bayern, las horas de vuelo de Pepe Reina servirán de ayuda, el martes en su duelo de ida de octavos de final.

Felipe Caicedo. Foto: archivo

Hacía veinte años que la Lazio, club en el que milita Felipe Caicedo, no alcanzaba una altura así en la Champions League. Para evitar el vértigo ante el Bayern de Munich, las horas de vuelo de Pepe Reina servirán de ayuda, el martes en su duelo de ida de octavos de final.

“Experiencia” y “valor añadido”: esas fueron las motivaciones esgrimidas por el club romano a mediados del pasado año para fichar al veterano guardameta español de 38 años.

Seis meses más tarde, la apuesta puede ser ganadora en esta ronda de eliminación directa en la Champions.

Pepe Reina parecía destinado a ser el suplente de Thomas Strakosha (25 años), pero el arquero español de cráneo afeitado y gran locuacidad ha sabido aprovechar las dificultades del albanés (coronavirus, problemas musculares) para encadenar presencias en el campo, hasta el punto de ganarse el estatus de portero titular.

Publicidad

Sus cualidades de juego con el pie, muy valoradas por el entrenador Simone Inzaghi, y la confianza que aporta a la línea defensiva están detrás de este cambio en la jerarquía.

El dato de Felipao

Caicedo ha marcado un gol en esta edición del torneo europe (en el empate a 1 sobre el Zenit de Rusia por la fase de grupos). Suma en la competencia 133 minutos de 540 disputados.

El Sindicalista

La Lazio dio muestras de un carácter fuerte y aguerrido para ir a conseguir puntos en la fase de grupos con un plantel mermado por el covid-19, en Brujas primero (1-1) y luego en San Petersburgo (1-1).

Antes del último partido de la fase de grupos ante el Brujas (2-2), decisivo para la clasificación a octavos, fue Pepe Reina el que compareció ante la prensa junto a Simone Inzaghi en la víspera. Un honor que teóricamente debía haberse reservado al capitán o a otro jugador más histórico, en un partido de tal importancia.

Publicidad

El jugador español aplaudió entonces la “fuerza mental” de su nuevo equipo.

“El club va antes que el ego de cualquier jugador”, aseguró, cómodo con el papel de figura carismática que tiene dentro y fuera del césped.

En el Nápoles, el presidente Aurelio De Laurentiis le apodaba “El Sindicalista” porque era con él con quien debía negociar las primas. El entrenador Maurizio Sarri le convirtió entonces en uno de sus principales enlaces con el resto del plantel.

En las redes sociales, el portero se considera “sin filtro” y no es extraño verle opinar de diversos temas o entrar en polémicas, como le ocurrió el año pasado cuando dio su apoyo a una manifestación organizada en España por el partido de extrema derecha Vox.

También ha protagonizado disputas en Twitter con políticos de izquierdas o del independentismo catalán.

Su última polémica sonada ha sido muy reciente, la pasada semana al responder un mensaje de Pablo Echenique, uno de los responsables del partido de izquierdas Podemos, en el marco de los disturbios de los últimos días en España tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Sin pensar en la retirada

Contra el Bayern Múnich, donde tuvo un breve paso en la 2014-2015, con apenas tres partidos disputados, Reina debería disputar su partido número 75 de la Liga de Campeones.

Eso hace que él solo tenga ya más que todos los partidos de Champions disputados por el resto de sus compañeros de la Lazio antes del inicio de temporada, que era de 72, según los cálculos del Corriere dello Sport.

Teniendo en cuenta todas las competiciones europeas, ha disputado 176 partidos desde la vuelta de una tercera ronda de la Copa de la UEFA con el FC Barcelona en diciembre de 2000, cuando tenía apenas 18 años.

El pedigrí le debe otorgar la confianza de Inzaghi para este partido ante el Bayern, aunque el entrenador explicaba en diciembre que el puesto de arquero lo iba decidiendo partido a partido.

“No he robado nada a nadie, todos trabajamos para jugar. Mi relación con Strakosha es extraordinaria, aprendemos uno del otro”, aseguró Reina, que tiene contrato con la Lazio hasta junio de 2022, con una opción para una temporada suplementaria, hasta 2023.

Una vez se retire se plantea una carrera como entrenador, pero este jugador que ganó en la sombra con España el Mundial-2010 y las Eurocopas de 2008 y 2012 todavía cree que su lugar está bajo los palos y no sentado en el banquillo. (D)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?