Fue derrota para Sao Paulo el lunes ante Botafogo (1-0) por el Brasileirao, pero el ecuatoriano Joao Rojas Mendoza lo sintió como triunfo con su regreso luego de superar lesiones que lo tuvieron fuera de las canchas por más de dos años.

El ofensivo tricolor entró para los últimos 15 minutos en el estadio Nilton Santos. Rojas no jugaba desde el 27 de octubre de 2018, cuando Sao Paulo enfrentó al Vitória, en el estadio Barradão. Fue triunfo del equipo tricolor 1-0, pero el ecuatoriano no lo terminó por lesión. Salió al minuto 64.

El diagnóstico fue una rotura del tendón rotuliano de la rodilla derecha, de la que fue operado en noviembre para reconstruir los ligamentos. Una cirugía que lo tendría fuera de actividad por nueves meses.

Sin embargo, en agosto de 2019 el club informó que el ecuatoriano se resintió de la lesión y se le diagnosticó una rotura del tendón del cuádriceps de la rodilla derecha. Nueva cirugía y más tiempo fuera.

“Con mucho esfuerzo y compromiso, el delantero ecuatoriano pasó por dos delicadas cirugías en la rodilla derecha y más de dos años en recuperación”, destacó el club en sus redes sociales.

Rojas regresó de la mano del nuevo DT Hernán Crespo. El tricolor ya estuvo en la banca de alternantes en el duelo del viernes pasado ante Palmeiras, por el Brasileirao, pero su regreso debió esperar hasta el lunes, que aunque con derrota lo tomó como triunfo personal, luego de dos años y cuatro meses sin jugar.

El contrato de Rojas con Sao Paulo está por fenecer, luego de un acuerdo por mantenerlo en julio del 2020. Esa extensión del vínculo termina este febrero, pero según se anunció, tiene estipulada una cláusula de renovación automática, que se hará efectiva con la participación del ecuatoriano en al menos el 40% de los juegos que afronte el equipo, con lo que su contrato llegaría hasta finales de este 2021. (D)