Madrid

Estamos de acuerdo con que a nadie le gusta perder. Y peor cuando se está a miles de kilómetros de casa, cuando las pocas banderas presentes y el emotivo himno tricolor nos hacen agigantar el sentimiento patrio.

Seguro que a ninguno se le ocurre decir: “Qué contento estoy de perder el partido”. Sería una locura, algo ilógico.

Pero la gran verdad es que vivimos de una sociedad resultadista, inmediatista. Al contrario de los anglosajones o los germanos, no nos gusta hacer balances de números y estadísticas globales. Lo que importa es nada más el reciente resultado.

Publicidad

Digo esto como introducción, ya que no cabe discusión acerca de la diferencia de opinar desde una cabina o desde un set, que hacerlo al lado de la misma cancha donde las papas queman y el sudor que riegan los deportistas sobre la pista está a unos pocos metros de donde uno se ubica.

Estos han sido días de reaprendizaje para quien les escribe, puesto que tener la oportunidad de cubrir en persona el Grupo Mundial de Copa Davis, más allá del imaginable resultado negativo, nos ha dejado una favorable expectativa de lo que se viene en el 2022 para los tenistas criollos.

Tengamos claro que venir a jugar el Grupo Mundial contra España (local y campeón reinante) y contra Rusia (que tiene al n.º 2 del mundo, Daniil Medvédev, y el n.º 5, Andrey Rublev) es como si mandáramos al campeón de futbol ecuatoriano a disputar el Mundial de Clubes contra el Real Madrid y el Manchester City con el Santiago Bernabéu lleno .

Lo que no vale olvidar en este instante luego de haber caído derrotados sin atenuantes es cómo llegó Ecuador hasta acá ganando algunas duras series de Copa Davis en América y Japón. Y no podemos obviar todo el esfuerzo y dedicación que han puesto los tenistas, aunque el resultado no haya sido el anhelado.

Publicidad

Cabe anotar que por motivo de la pandemia de COVID-19 se pospuso en el 2020 la final de la Davis hasta el 2021.

Ahora nos toca esperar esta semana el sorteo para saber quién será nuestro rival copero en el repechaje para mantenernos en el Grupo Mundial que a partir del 2022 se disputará en Dubái por cinco años (ya no en Madrid) .

Mientras tanto, aprovechemos para seguir disfrutando que Ecuador es parte de la élite del tenis masculino mundial y que al menos por un fin de semana el deporte blanco nos hizo olvidar de los problemas cotidianos que nos tocan enfrentar. (O)