¡A todo pulmón! Así cantaban miles de espontáneos italianos, fanáticos de Rafael Nadal, luego de la caída del tenista español ante el gigante polaco Hubert Hurkacz (5-1, 63) en la segunda ronda del Masters 1000 de Roma el sábado 11 de mayo.

Y de repente, Rafa no podía ocultar su sorpresa y emoción ante tamaña muestra de sincero cariño de los tifosi romanos ocurrida en el mismo lugar donde él logró encadenar el récord de 10 títulos durante su brillante carrera tenística de 23 años.

Es que Nadal no solamente ha sido un deportista excepcional dentro y fuera de la cancha, sino que también posee un enorme carisma que lo ha convertido en un ídolo internacional.

Publicidad

En sus inicios a Rafa lo veíamos con el cintillo sujetando la larga y oscura melena, la camiseta manga corta para mostrar la musculatura y los pantaloncillos cortos, hasta abajo de la rodilla (tipo pescadores) le sumaron al tenista mallorquín una imagen de guerrero hispano, la cual combinó perfectamente con su actitud pundonorosa y resiliente dentro de los courts.

Personalmente, confieso que si bien Roger Federer ha sido mi favorito del inmortal Big Three del tenis mundial, no es menos cierto que resulta imperioso reconocer que siendo Novak Djokovic el mejor de los tres en cuanto a número de títulos de Grand Slam, de igual manera el zurdo español es el que mayor cantidad de fans apasionados ha tenido. Y no me cabe duda de que Nadal ha sido por largo el mejor jugador sobre arcilla de la historia.

Hace un par de semanas, Rafa se despidió de la Caja Mágica durante el Masters 1000 de Madrid, luego de haber logrado llegar a la tercera ronda, en medio de una emotiva ceremonia de despedida de sus compatriotas.

Publicidad

Ha quedado claro que habrá que acostumbrarnos a que se nos haga un nudo en la garganta en cada uno de los torneos donde juegue Nadal durante esta temporada 2024, pues seguramente será su último baile como profesional en aquellas pistas donde el físico le permita presentarse.

No hay que esperar finales ni títulos como en el pasado. Si llegan, en buena hora; pero más bien cada match será una oportunidad de disfrutar observando a una leyenda viviente del deporte en su arrivederci de los mejores certámenes del planeta, en los que derrochó garra y clase por más de 20 años.

Publicidad

El próximo 3 de junio cumplirá 38 años de edad Rafael Nadal, el gran capitán del equipo español de tenis. De ahí que hoy por hoy sus metas son jugar al mejor nivel posible, ser competitivo cuidando su forma física y participar en los tres torneos de Grand Slams que restan del año, al igual que en los Juegos Olímpicos próximos de París. (D)