Los Bravos de Atlanta han tomado ventaja de dos triunfos sobre los poderosos Dodgers de Los Ángeles en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que se juega al mejor de siete. Recordemos que los Bravos eliminaron en cuatro partidos (3-1) a los Cerveceros de Milwaukee en la ronda previa.

En el primer encuentro Atlanta superó a los Dodgers en duelo muy cerrado por 3-2. La anotación de oro llegó en el último episodio con un batazo extraviado de Austin Riley que cayó en la banda contraria y que fue bueno para impulsar a Ozzie Albies. El del sábado anterior fue un partido raro: el equipo perdedor bateó más hits (10 contra 6 de los Bravos), pero las diferencias estuvieron en que los hits de Atlanta fueron oportunos y en que los californianos dejaron siete corredores en las bases. No tuvieron los Dodgers remolque y sus peloteros no pudieron arribar a la registradora.

En la jornada del domingo pasado, en el segundo de la serie, los Bravos le mostraron la misma película a los Dodgers al dejarlos tendidos en el terreno de juego por segunda ocasión, esta vez con pizarra de 5-4. En el cierre del noveno capítulo estaban igualados a 4 carreras cuando Eddy Rosario (que pegó cuatro hits en cinco turnos) disparó sencillo por el jardín central que fue bueno para impulsar hasta el home a Dansby Sawson. Esa fue la carrera ganadora para otra victoria sensacional y dramática que puso arriba a los Bravos (2-0). Los siguientes compromisos (este martes el tercero, el miércoles el cuarto y de ser necesario un quinto partido el jueves) se realizarán en Los Ángeles con Atlanta a solo dos triunfos más de meterse a la Serie Mundial.

El año pasado, en la serie recortada a 60 juegos por la pandemia del coronarivus, los Bravos contaban con una ventaja de 3-1 antes de que los Dodgers respondieran con tres triunfos seguidos para llevarse el banderín de la Liga por 4-3. Los Dodgers vencieron después en la Serie Mundial a los Rays de Tampa Bay.

Según analistas de la cadena ESPN, el mánager de los Dodgers “Dave Roberts apostó y perdió, innecesariamente, utilizando al zurdo mexicano Julio Urías como relevista sorpresa en el segundo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, el domingo en el Truist Park de Atlanta”.

Se agrega en el comentario que “ganando Los Ángeles 4-2 en la octava entrada, Roberts trajo a Urías, su lanzador señalado para abrir el cuarto juego, el miércoles (mañana) en Dodger Stadium, en rol de relevo. Urías permitió tres hits y dos carreras que empataron 4-4 la pizarra”.

En la Americana las cosas han sido parejas, hasta antes del tercer juego que debía realizarse anoche. El primer duelo fue para los Astros 5-4 en un partido en el que hubo alternabilidad en la pizarra debido a la gran producción ofensiva, con un total de 21 imparables. La vuelta de la diferencia en el juego inicial se produjo en la parte alta del octavo rollo: José Altuve sacó elevado por el jardín central y Yuli Gurriel, desde tercera base, realizó jugada de “pisa y corre” para que los Astros vencieran en su casa.

El segundo desafío tuvo el mismo matiz del poder ofensivo con un 19 hit conectados, pero los vencedores fueron los Medias Rojas por tablero de 9-5. Sucedió algo poco usual porque conectaron dos Grand Slam en los dos primeros turnos y muy temprano Boston se puso arriba 8-0. Aunque los siderales acortaron no alcanzó. Su parte más crítica está en su cuerpo de lanzadores y en especial en sus relevistas.

Hasta el momento el bateador más productivo de playoffs es Kike Hernández, de Boston. En dos juegos suma 16 hits (nueve de ellos extra bases), dos dobletes, cinco jonrones en 31 viajes a plato para un promedio de .516.

El equipo que combine bien los dos aspectos fundamentales del juego, como es ataque y defensa, estará más cerca de la gloria. Y el que pueda pegar batazos oportunos, hacer atrapadas espectaculares y tener como complemento una buena labor de los pitchers, estará en camino de ir a la ‘Tierra prometida’: la Serie Mundial. (O)