Luego de una semana de la presentación de Joao Paredes como refuerzo del Mushuc Runa para el 2022, el tema del problema congénito en el corazón del delantero esmeraldeño vuelve al primer plano noticioso. En febrero del 2018 al jugador se le detectó esa complicación cuando Liga de Quito, que pretendía ficharlo, lo sometió a exámenes médicos.

Geovanny Sánchez, doctor de la escuadra del Ponchito, reveló: “Paredes (24 años) se ha sometido a varios exámenes cardiológicos y estos determinaron que tiene una cardiopatía de arritmia congénita que puede hacer muerte súbita. Con o sin actividad física podría hacer un paro cardiorrespiratorio fulminante”.

“Nos pidió que le dejemos jugar y es bajo su consentimiento. Bajo esas condiciones, el equipo lo va a contratar y LigaPro autorizará”, añadió el médico en un diálogo con Radio ABC Deportivo de Ambato.

También comentó que en la institución cuenta con el equipo para auxiliar a Paredes si en algún momento lo necesita. “Este año me va a tocar estar con el equipo médico específico (desfibrilador) en todo momento, Dios quiera no se dé”, destacó.

Publicidad

Antes de que en Liga (Q) se le detecte su arritmia había jugado en Técnico Universitario (2015 y 2016), Delfín de Manta (2017), después de hacer una pausa en el 2018 para someterse a varias evoluciones médicas volvió para actuar en el Club Deportivo La Paz de la segunda categoría de Manabí (2019), Olmedo (2020) y 9 de Octubre (2021).

Tras conocerse esto, la Liga Profesional publicó un comunicado en su cuenta de Twitter que dice: “En lo que respecta al jugador Paredes, quien fue diagnosticado en años anteriores con una condición médica específica, la Dirección de Salud y Prevención Sanitaria oportunamente solicitó a sus respectivos clubes (en las temporadas 2020 y 2021, Olmedo y 9 de Octubre, en ese orden) la presentación de diversos exámenes médicos que certifiquen la aptitud del referido jugador para participar en este tipo de competencias profesionales, previo a su inscripción en los campeonatos organizados por LigaPro”.

“Y, asimismo, recomendó que al inicio de la Liga 2022 el prenombrado futbolista ‘sea sometido a los tratamientos pertinentes para la condición cardiaca que padece, y posteriormente sea revalorado para determinar si es apto; y, mientras tanto, no compita en nuestros torneos’”, continuó.

“LigaPro ha emitido las recomendaciones pertinentes, las que ha considerado adecuadas -como lo hizo en el antedicho caso-, dejando su aplicación a consideración de los clubes afiliados y de sus jugadores. La Liga no tiene atribuciones para imponer limitaciones por temas médicos para con los jugadores que los clubes pretendan inscribir a nuestra competición. Las instituciones son las que deben efectuar los pertinentes exámenes y chequeos médicos, incluso previo a su contratación, debiendo presentar cuando corresponda la ‘Declaración Médica para Jugadores’”, concluyó. (D)