Publicidad

Logan Bravo, de 10 años, es cinturón negro en karate

Hijo de instructor de deporte de combate no se identificaba con esa actividad. Pandemia lo hizo cambiar de ruta.

Logan Bravo. Foto: redaccion

Logan Bravo, hijo del senséi Arturo Bravo y de Gloria Gómez, a sus 10 años llegó a lo que muchos pequeños anhelan: ser cinturón negro júnior en un deporte de las artes marciales y que es popular como el karate.

Según refiere el progenitor, el pequeño, que nació el 13 de abril del 2010, se inició en el karate formativo a los 4 años y a los 7 llegó a la selección de Guayas, que era dirigida por el profesor Manuel Intriago (+). Participó en el Campeonato Nacional realizado en Portoviejo y se ubicó quinto.

Luego paró dos años sus entrenamientos que los realizaba con el senséi Walter Bravo. En ese lapso, según explica su padre, Logan quiso aprender a nadar porque la familia de su progenitor tiene una hacienda en Pedernales (Manabí) por donde pasa un río y cuando iba de vacaciones no podía unirse a sus primos para jugar allí, así que le nació esa necesidad de aprender a nadar y, según él, porque “nadar salva la vida”.

Con motivo de la emergencia sanitaria por el COVID-19 hubo el encierro forzado desde marzo y decide volver a entrenar. Se convierte en ayudante en las clases virtuales de su padre.

“Al parecer eso hizo cogerle amor al karate y se convirtió en mi ayudante con los más pequeños y entrenaba por la mañana y en la tarde. Subió su nivel técnico, lo que le permitió ganar 2 medallas en katas de dos torneos virtuales”, refiere el orgulloso padre.

Logan el 13 de noviembre ganó el torneo provincial virtual, que organizó la academia Camaton; y representó a su colegio, el Educamundo, en el Interescolar de Karate, ganando la plata; y el 17 de diciembre dio el examen que le permitió ascender a cinturón negro júnior. Ahora entrena karate y básquet, ambas por la tarde. (D)

Redacción
Redacción

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?