Sebastián Palacios, miembro de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional, se refiere al tratamiento de la nueva Ley del Deporte, que ha concitado interés en la dirigencia deportiva y en sus actores: los deportistas.

¿Cómo avanza el trámite para aprobar la nueva ley?
Esperaba para esta fecha haber discutido en primer debate; sin embargo, va avanzando. En las reuniones que tuvimos se corrigieron, desde mi punto de vista, muchos errores y esperamos que la próxima semana tengamos ya el informe final para el primer debate y podamos llevarlo al pleno para discutirlo.

Danilo Carrera, expresidente del COE, remitió una carta a los presidentes de la República y de la Asamblea donde dice que ellos no participaron en la elaboración de la nueva ley.
Había quejas, no solo de Danilo Carrera sino de otros dirigentes, porque no se sabía cuál era el texto que se estaba tratando. Accedieron a un documento preparado por los asesores de la comisión, con proyectos que presentaron el presidente de la Asamblea, el asambleísta Pachala y esto generó mucha confusión porque no eran textos oficiales. Hemos trabajado dos años en el proyecto e invitando a todos los actores para que participen, pero no todos actuaron.

¿Pero se habla de reformas o de nueva Ley del Deporte?
En un principio se dijo reformas, pero el grupo parlamentario del deporte planteó que no sean reformas sino que se haga una ley; es más, que sea una ley que tenga una relevancia mayor al no ser ordinaria, que sea orgánica. Eso fue acogido.

Publicidad

¿Se mantiene darle protagonismo al ente estatal?
Aclaro que todavía no hay un texto oficial de la comisión, no hay un proyecto final; pero cuando se dé el primer debate, ahí sí, todos vamos a poder opinar del mismo proyecto.

Pero se mantiene un control sobre las entidades deportivas.
Los organismos internacionales, inclusive el COE, tienen que rendir cuentas y transparentar su gestión. Eso no significa que va a haber un control del Estado, sino que se busca garantizar el buen uso de los recursos y que el dinero llegue a quienes tienen que llegar, que son los deportistas, que se garanticen transparencia y eficiencia.

Pero se mantiene el control por parte del Estado.
En la nueva ley el Estado no actuará en las elecciones de las entidades deportivas. Uno de los grandes objetivos de esta nueva ley es que busca despolitizar al deporte. Actualmente, en los directorios de las federaciones deportivas provinciales participan delegados del Gobierno, y se cambia para que sea el mismo sistema deportivo el que elija y no haya politización; se define sobre la reelección y las funciones en más de una entidad deportiva; es para que no haya conflicto de intereses.

Se busca que los dirigentes reúnan algunos requisitos para que cumplan sus funciones.
Tratamos que cumplan algunos requisitos y no sean puestos a dedo, que conozcan del deporte, que estén preparados. Se ponen requisitos mínimos, deben tener conocimiento de varias áreas del deporte, que tengan idea de lo que van a realizar.

Actualmente las ecuatorianas por deporte la forman clubes, muchos de papel. ¿Cómo van a evitar que eso siga pasando?
Estamos eliminando el concepto de dos tipos de clubes (alto rendimiento y formativos), existirá uno solo y podrán desarrollar lo formativo, el alto rendimiento y para personas especiales; serán las asociaciones las que participen en la elección de las ecuatorianos por deporte.

Pero se sigue mezclando lo formativo con el alto rendimiento.
No, porque se cambia a Asociaciones de Alto Rendimiento y van a tener autonomía administrativa y financiera, lo que permitirá desarrollar el alto rendimiento en las provincias.

Publicidad

¿No cree que existiría dualidad de funciones o sería apéndice de las nacionales por deporte?
Efectivamente, serían como una especie de apéndice o brazo ejecutor de las ecuatorianas por deporte y estarían formadas por clubes de cada provincia.

Las intervenciones a los organismos deportivos traen malos recuerdos. ¿Cómo están tratando estas opciones jurídicas?
Debemos evitar que la intervención sea una herramienta política. La intervención debe ser un proceso que arregle un problema y no porque ese dirigente no está alineado con nosotros lo intervenimos; debe ser un proceso para arreglar el problema en un tiempo determinado y no para quedarse. Lamentablemente, se lo mal utilizó porque la actual Ley lo permite.

¿Se auditará la autogestión?
Dividimos la autogestión: lo que se recibe por alquiler de los escenarios y los auspicios privados. No podemos dejarla suelta, implica que haya control, necesitamos que haya transparencia sobre el uso de esos recursos.

Hay artículos que no guardan concordancia con la norma internacional, ¿no es peligroso?
Quizás había algunas propuestas que caían en algún incumplimiento de lo que determinan esas organizaciones; pero es todo lo contrario, queremos que haya una conexión con la norma internacional.

¿Para cuándo estaría aprobada la nueva Ley del Deporte?
Esperamos en este periodo, que dura hasta mayo; luego del primer debate, ojalá el segundo se lo trate en marzo.

¿La nueva ley permitirá trabajar a las organizaciones deportivas a largo plazo con los recursos necesarios?
Esperamos que sí. La ley debe ir hacia allá, que haya recursos y se los utilicen bien. Dependerá de la prioridad que el nuevo gobierno le dé al deporte.

¿Cómo avizora usted al deporte ecuatoriano con la nueva ley?
Dependerá del nuevo gobierno, que le asigne recursos, que tenga proyectos y planes para los nuevos talentos. (D)