Publicidad

Frank Maridueña: Al rescate de Liga Deportiva Estudiantil, de gloriosas páginas en ciudad y país

Existe el objetivo de reflotar el club, que en béisbol dejó logros, al igual que en otras disciplinas deportivas.

Liga Deportiva Estudiantil, campeón de primera división de béisbol en 1972. El club atraviesa renacimiento en la actualidad. Foto: redaccion

La Liga Deportiva Estudiantil (LDE) está tratando de salir de una profunda crisis que la alejó del objetivo consustancial a su fundación: la práctica de los deportes. Sus equipos dejaron de presentarse, se acumularon deudas, la sede social fue manejada por terceros y bajó la participación de sus socios.

El club Elegolé fue cuna de campeones que llenaron de gloria a Guayaquil y todo Ecuador. Basta mencionar unos cuantos para medir la dimensión e importancia: los Cuatro Mosqueteros de la natación, Francisco Segura Cano y una generación única de basquetbolistas que merece comentario especial, ya que en la década de los 60 ganaron siete certámenes y el subcampeonato sudamericano el 26 de noviembre de 1969.

Las crónicas de los diarios testimonian conquistas como las del fútbol, del que surgieron jugadores como Raúl Avilés, Jesús Cárdenas, Washington Muñoz, Jimmy Montanero, Luis Chino Gómez y otros que pasaron al profesionalismo. Actuaciones notables en béisbol, ajedrez, halterofilia, hockey, judo, natación, lucha, gimnasia olímpica...

Un joven socio, Alex Wiesner Flor, con ancestros ligados, ha tomado la tarea de reflotar el club, el retorno de socios y el rescate de la gloria. Este año actuaron en balompié de segunda categoría y llegaron a cuartos de finales. Son flamantes campeones de jiu-jitsu y de baloncesto sub-12 y sub-15; ya están participando en sóftbol y armando equipos diversos.

Publicidad

Gloriosos en béisbol

Las últimas participaciones en el béisbol fueron en 1986, en Miraflores, siempre con formaciones desde sus canteras, con el apoyo e inspiración del recordado Julio Chocho Ochoa.

En la primera división conquistaron torneos en 1934 (luego con un grupo de jóvenes del barrio Orellana: Antulo Vera, Eloy Guerrero, Fernando Freire, Guido Fernández, Eduardo Célleri, el primer ecuatoriano en conectar jonrón en el Reed Park), 1958 (Julio Delgado, Antulo Vera, Jully Trottman, José Tucho Guerrero, Roberto Tomassi, Mincho Sorroza, Eloy Guerrero, Carlos Turner, Manuel León, Francisco Falquez y Carlos Raúl Gimeno) y especialmente en 1972, como uno de los más atractivos y dramáticos. Aquel último certamen fue organizado por la Asociación Provincial de Béisbol, que presidían Juvenal Sáenz, Munir Dassum, Antonio Vallejo y la comisión técnica de Reinaldo Ramírez, quienes tuvieron el acierto de contratar doce peloteros dominicanos repartidos en forma equilibrada.

La novena ligada debutó con victoria de 6-3 ante Emelec, pero perdieron tres en seguidilla y cayeron a la última posición de la tabla. La anécdota cuenta que en las gradas y sin equipo estaba Ricardo Chico Rodríguez, quien se percató de que había algunos jugadores mal ubicados. El mánager era Alfredo Benguechea, quien le pidió a Chico que reforzara el equipo y lo asesorara en la parte técnica. Se ejecutaron algunos cambios: Fausto Corporán pasó de la receptoría al jardín izquierdo para que tenga mejor producción ofensiva, y se le entregó esta dura tarea al joven de 17 años Washington Fiallos. Fue la sensación, se convirtió en el mejor en esta posición y fue convocado de manera permanente a la selección nacional. A Francisco Díaz, que patrullaba el jardín central, lo bajaron al campo corto. A Pedro Murrieta se lo movió a la segunda base y la tercera almohadilla fue cubierta por Juan Veintimilla. En la inicial rotaron Víctor Ramírez, Arturo Zoeller y Chico.

Las reformas dieron buenos resultados. Ganaron ocho juegos consecutivos y subieron en la tabla de posiciones hasta llegar a la final igualados en primer lugar con Bravos de Las Américas, del Barrio del Seguro, con quienes habían perdido en cuatro ocasiones.

La definición

El cotejo estaba fijado para las 15:00 del sábado 11 de noviembre. Dos horas antes, no había boletos ni espacio para nadie más. Ya en el cotejo, la pizarra estaba a favor de los Bravos por 6-5, con gran labor monticular de Raúl Látigo Gutiérrez y del norteamericano Arthur Carter, que pagó tributo a la fatiga. En el episodio 7, Víctor Ramírez sacó cuadrangular con dos ligados a bordo para ganar de manera espectacular 8-6.

Tras la premiación, los peloteros se trasladaron desde el Yeyo Úraga en caminata hasta la sede, en la av. Carlos Julio Arosemena, donde festejaron.

Este año, preside la comisión de béisbol Bruno Carranza y ya están en la competencia que organiza la Federación. Debutaron con victoria de 6-3 frente Oriente y también intervienen en selectivos de menores.

Todo parece indicar que el rescate está en buen camino. Se espera que LDE vuelva a escribir páginas de gloria en el deporte ecuatoriano. (O)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?