Testimonio de Andrés Gómez

No hay palabras. Trece Roland Garros. Y derrotando al número uno del mundo. No hay palabras para describir lo de Rafa Nadal en Roland Garros.

No hay nadie más dominante en una sola superficie que Nadal. Es imposible. En ningún torneo hay quien haya logrado lo que el español. Habría que ir a buscar certámenes de clubes de tenis o de similar nivel para ver si se encuentra a alguien con mejor palmarés que Nadal. La diferencia: el de Roland Garros es el más importante sobre arcilla en el mundo. No hay nadie cerca siquiera.

Nadal es el mejor de la historia en Roland Garros. Y listo. No hay más.

¿Que si se mide al mejor por los títulos que gana? Obviamente. Los trofeos que uno ostenta son indicativo de cuán mejor que otros puede ser un deportista. Y estamos hablando de un jugador que tiene una carrera de 18 años haciendo lo mismo. Entre los mejores deportistas de la historia está. Ganar y ser el mejor van de la mano.

Si es o no mejor que Roger Federer, eso queda para el periodismo especializado, para la gente con sus diversos criterios es Nadal por tales razones o es Federer por estos otros argumentos. Depende de la emoción que genera hablar del 'mejor de la historia'. Quien sea el mejor de la historia queda para cada uno según su opinión. El domingo, en la Philippe Chatrier, los dos primeros sets representaron una ventaja contundente para el español.

Cuando tienes a un jugador que nunca en su vida ha perdido un partido de Roland Garros (102 en total) cuando tiene el primer set o caído solo una vez luego de estar dos sets arriba (Fognini, 2015), lo hace difícil. Lo era para Djokovic; aunque si alguien podría lograrlo y ganarle esta vez a Nadal era el serbio. Incluso en el tercer set , cuando estaba con un break en contra, lo halló. Necesitamos más a ese superjugador enfocado que es Nole. Pero ayer fue un partido para Nadal totalmente. Mi respeto y admiración por este campeón es enorme por lo que representa para el tenis y su imagen. (O)