Es oficial: Jordi Cruyff no es más seleccionador de Ecuador. Seis meses y diez días después de su presentación como timonel de la Tricolor, el 13 de enero anterior, el paso del estratega hispano-neerlandés por el país –en territorio nacional solo 24 días– se termina sin haber conducido un partido ni haber liderado siquiera un entrenamiento.

A pesar de que la salida del técnico de 46 años ya había sido avisada la semana anterior por Francisco Egas, dirigente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), la rectora del balompié nacional anunció, la mañana de ayer, que Cruyff dejaba de ser DT de Ecuador.

Mediante un comunicado se puntualizó que en la renuncia del entrenador “se respetaron las cláusulas contractuales” –existe indemnización a favor de la Ecuafútbol por $900 000, según el directivo Carlos Manzur–, “se priorizó la economía de la Federación” y que ya “se trabaja sobre la sucesión”, cuando faltan tres meses para el inicio de la eliminatoria al Mundial de Catar 2022.

“Es un tiempo corto, pero prudente para reorganizar y trabajar en la sucesión del cuerpo técnico saliente”, añade el documento, en el que se justifica que “desde que el fútbol se paralizó a mediados de marzo (por la pandemia del nuevo coronavirus) en casi todo el planeta, ninguna selección nacional volvió a trabajo, no existieron fechas FIFA ni posibilidades de hacer microciclos con los jugadores”.

Publicidad

Contratación fracasada

La salida de Cruyff se suma a la de Antonio Cordón en la dirección deportiva de la FEF, el pasado 14 de julio, también al presentar su renuncia al cargo, por el que fue presentado el 30 de diciembre de 2019.

Cordón llegó a Ecuador con la tarea prioritaria de buscar al seleccionador nacional de mayores. Fue dos semanas después que se contrató a Cruyff, procedente del fútbol chino.

El fichaje del hispano-neerlandés se dio luego de que se cayera el acuerdo –en octubre– con el técnico alemán Jürgen Klinsmann, sobre quien Egas aseguró en diciembre que “casi firma”, y de que al menos otros seis profesionales (Matías Almeyda, Mauricio Pellegrino, Gabriel Heinze, Fernando Hierro, Robert Moreno y Santiago Solari) mostraran su negativa a la Federación para liderar su proyecto Selecciones 2030.

El arranque del premundial en marzo y la Copa América en junio/julio, eventos pospuestos ya, eran la “ilusión” de Cruyff al asumir el reto.

Pero apenas 24 días –intercalados– estuvo Cruyff en territorio ecuatoriano. El 13 de marzo partió a España para cumplir junto con su familia la cuarentena por la COVID-19. No volvió más, pese a que se lo esperaba el 9 de julio y luego el día 16; este último, un segundo desaire que provocó “mucha molestia” en Egas, uno de los directivos que defendían la posición del seleccionador.

Desde Barcelona, el técnico –quien ya sostenía que no le “daba la gana” informar públicamente de su trabajo con la Tri– decía que “teletrabajaba” observando jugadores ecuatorianos y era cumplidor de sus labores periodísticas con la Cadena SER y diario Sport.

Pago, ‘menos de 2 meses’

Una fuente de la FEF que pidió la reserva de su nombre dijo que “menos de dos meses” de sueldo cobró Cruyff, quien debía percibir al año $2,27 millones (más un asistente). Su contratación se ha mantenido “oculta”, según quejas en el directorio de Ecuafútbol, generándose pugnas internas. (D)