La transparencia en las convocatorias de la selección de Ecuador antes del Mundial de Brasil 2014 quedaron manchadas por las declaraciones de Joffre Guerrón y Pedro Quiñónez, quienes denunciaron que empresarios habían movido sus influencias para que sean descartados de las nóminas que elaboró el técnico colombiano Reinaldo Rueda.

Ahora Wilson Carabalí, exjugador del Barcelona Sporting Club y Emelec, respalda las declaraciones de los exseleccionados nacionales.

"Antes los problemas en la Tricolor eran por premios o egos, pero ahora los empresarios han dividido al vestuario en grupos con intereses”, destacó el excentrocampista, quien reside en Santiago de Chile.

“Antes estar en la Tri era un sueño, pero ahora los futbolistas lo toman como una catapulta para jugar en Europa o ganar más dinero”, agregó en la entrevista con la radio Play FM Deportes.

El 25 de noviembre del 2014, Guerrón reveló: “Como lo dijo un día claramente el ingeniero Luis Chiriboga, que si yo no firmaba una carta de representación con ellos, con él y con el hijo (José Luis Chiriboga), pues que yo me olvidara de lo que es la Selección”.

“El propio Reinaldo Rueda me dijo bien claro: 'Sabe qué Joffre, ¿se acuerda que usted dice que aquí hay gato encerrado? ¿que yo dije que era la realidad?, le dije sí'. 'Yo no entiendo, yo doy una lista, lo pongo a usted y después me asombro que usted no está'", aseguró Guerrón.

Hace unos días, Quiñónez comentó: “Yo salí de la Tri porque rechacé a un empresario (...). Yo estaba por fichar por un equipo de Arabia. Un empresario me pidió $350 000 para la transacción y no acepté. Intercedió muchísimo para que yo sea sacado de la selección y mi posición llevaron a (Brasil 2014) un jugador más joven que representaba ese agente. Por ética, no quiero dar nombres (…). La verdad saldrá algún día a la luz”.

En el Mundial del 2014, la Tricolor fracasó porque quedó eliminada en la fase de grupos y luego se conoció de conflictos internos por la repartición del premio por la clasificación obtenida en las eliminatorias. (D)