"Tengo la suerte de estar viva. Me golpeó y me aventó contra la pared", es parte del relato hecho por Lucely Chalá, sobre la agresión que sufrió el pasado 5 de marzo por parte del extremo del América de México, Renato Ibarra.

El futbolista ecuatoriano, al momento, se encuentra detenido en la capital azteca, y afronta cargos por “violencia familiar” y de “tentativa de de feminicidio”.

A ello se suma, que el pasado lunes, se quedó sin defensa puesto que su abogada, Paloma Tarecena renunció a defender al jugador por "cuestiones de género" que impiden seguir el caso.

Publicidad

Lucely hermana de la esposa del fallecido Christian Benítez e hija del exvolante Cléber Chalá contó a TVNotas de México lo acontecido, en días pasados, con su esposo.

"Desde que estoy con Renato, hemos tenido problemas con su familia; ellos nunca nos han dejado tranquilos y cuando están ellos, él es otra persona. Y justamente, dos días antes (de la noche de la agresión), Renato mandó a traer de Ecuador a sus familiares: su hermana Alexandra, el esposo de ella, Marlon; su hermano Bayron y su esposa Tania, y Víctor, un amigo en común, quienes se quedaron en nuestra casa", comentó la esposa del extremo.

La esposa del futbolista indicó que trató de arreglar la situación con Ibarra, sin embargo, este se "irritó".

Publicidad

"Se irritó. Renato y yo estábamos en la habitación y él me jaloneó del cabello y me empujó contra la pared. Lo hizo pese a que sabía que mi embarazo era de riesgo por la pérdida tan reciente que tuve. Mientras él me pegaba, sus familiares, en lugar de calmarlo, ¡comenzaron a pegarle a mi hermana y luego a mí! Lo bueno es que en la casa estaba un amigo en común, Víctor, quien nos metió a un vestidor", precisó.

Lucely Chalá, esposa de Renato Ibarra. (Foto de TVNotas).

Publicidad

"Renato les dijo a sus familiares: ‘¡Vengan, péguenles!’, entonces atacaron a mi hermana; la tenían en el piso, la golpearon. A mí me tenían contra una pared mientras a ella le pegaban", agregó Lucely, que está embarazada y asilada en una casa de salud en ciudad de México.

Chalá relató que su hijo menor fue testigo de la agresión. "Sí, yo estaba encorvada protegiendo a mi bebito. También estaba mi hijo presente viendo todo, y de eso Renato estaba consciente, mi niño gritaba: 'No le peguen a mamá, déjenla', tenía una espada y les quería pegar para defenderme (llora). Sentí mucho miedo y me encomendé a Dios.... ¡Él nos salvó!".

Añadió que su hermana Liseth (exesposa del Chucho), que reside en la capital azteca fue la que llamó a la policía para que acudieran en su auxilio. Además comentó que Ibarra, al momento de ser detenido, decía que no se lo podían llevar por ser "jugador del América".

"Le explicamos a la policía lo que ocurrió; los dejé pasar y detuvieron a Renato y a su familia; él se rehusaba a salir de la casa, hubo muchos gritos, forcejeos, hasta que lo sacaron. Él intentó de todo para que los policías lo soltaran", concluyó Chalá. (D)

Publicidad

Renato y yo estábamos en la habitación y él me jaloneó del cabello y me empujó contra la pared. Lo hizo pese a que sabía que mi embarazo era de riesgo por la pérdida tan reciente que tuve".