Lo único que uno puede hacer es desearle a Jordi Cruyff que le vaya bien como entrenador de la Selección. Yo sí creo en los procesos de mediano y largo plazo y ya es hora de que en Ecuador empecemos a hacer algo así. ¿Por qué no pensar que Cruyff puede quedarse varios años acá? Así podría ejecutar un proceso interesante que nos cambie no solo en la parte futbolística, sino también en el aspecto cultural.

Podemos aprender de todos y si es un DT europeo este nos puede enseñar mucho en cuanto a orden, disciplina, responsabilidad y puntualidad. A veces aquí en Ecuador pensamos que no ser puntuales es una cosa así nomás, intrascendente, mediana.

En el fútbol como en la vida el que no es puntual pierde. Lo que puedo contar, de mi experiencia personal, es que tuve como técnico en El Nacional a Dragan Miranovic (serbio, 1956-2012) y a él, al principio, le costó mucho. Dragan encontró una cultura nuestra lenta, desordenada e impuntual. Él nos pedía hacer una fila de diez jugadores y nosotros íbamos caminando despacio y eso lo enojaba.

Al final nosotros entendimos que él nos quería transmitir una cultura de excelencia. Si nos pedía formar una barrera había que hacerlo lo más rápido posible porque si no el rival podía cobrar el tiro libre y hacernos un gol. O si no llegábamos a tiempo a un cierre podíamos recibir un gol. Dragan fue uno de los mejores técnicos que tuve en mi carrera y esa idea la comparto con algunos compañeros que piensan igual.

Publicidad

Dragan y Dusan Draskovic le hicieron mucho bien a nuestro fútbol por todo lo que transmitieron y enseñaron. Jordi Cruyff, al principio, va a chocar con todo lo que mencioné, pero si tiene paciencia podrá ir imponiendo su filosofía. Cuando vaya conociendo cómo somos tendremos un buen técnico. Si los futbolistas son inteligentes y saben escuchar y aprovechar lo mejor del holandés, todo eso nos podría dar réditos.

Para mí, a corto plazo, las cosas serán complicadas. Creo en el mediano y largo plazo y por eso no veo muy loco pensar en el 2026 y el 2030. Así no esté Francisco Egas en ese tiempo en FEF, si cambiamos la mentalidad, sea quien sea el presidente, debemos apostar y creer en los proyectos a mediano y largo plazo; la sub-20 y sub-23 podrían ser la base de ese proceso.

En el corto plazo Cruyff va a tratar de clasificar al Mundial 2022, pero la verdad es que hemos dado muchas ventajas porque si se nombra al entrenador de la Tri el 13 de enero, cuando la eliminatoria comenzará el 26 de marzo, es difícil pensar en resultados inmediatos. Se empezará con Argentina. Luego vendrán Uruguay, Bolivia, Colombia. Son rivales duros los que nos tocarán en las primeras fechas. La filosofía de juego de Cruyff no va a estar clara todavía para esos duelos iniciales.

Además, el DT de la Selección no tendrá mucho tiempo para trabajar y podrá conocer a los jugadores solo unos cuantos días previos a los partidos. Lo que le toca hacer a Cruyff es justamente ganar tiempo. Debe reunirse con Jorge Célico y recibir un informe individual de cada futbolista y uno del grupo. Debe tratar de conocer a los jugadores, viajar a donde están, conversar y decirles cuál es su idea, su filosofía y a dónde apunta. También debe ver qué jugadores están comprometidos. Eso es lo que puede hacer en el corto plazo.

Luego debe tratar de obtener la mayor cantidad de resultados para intentar ir a Catar 2022. Pero es un poco difícil obtener resultados pronto. Si no se clasifica al Mundial, la gente debe entender que se contrató tarde al DT, que la Selección está en formación y que si apuntamos al largo plazo posiblemente en el corto plazo no se logren resultados. No sé si Cruyff podrá soportar todas las críticas y todo lo que se le vendrá si no se clasifica, lo cual es muy posible. Por eso será muy importante que la prensa y la afición entiendan que se está iniciando un proceso y es hora de creer en eso y no pedir resultados inmediatos.

Esto no quiere decir que dejemos libres a Cruyff y que si no trabaja o no está en el país digamos ‘no importa, su labor es a largo plazo’. No es así. Hay que exigirle que esté las 24 horas metido en la Selección y que viva aquí, que haga microciclos. Pero si no vamos a Catar, debe entenderse que esto es un proceso que comienza.

A Cruyff le toca ganar tiempo. Debe reunirse con Jorge Célico, tratar de conocer a los jugadores, conversar y decirles cuál es su idea y a dónde apunta. Ver qué jugadores están comprometidos".

(O)