Enrique Verduga: Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988

‘Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988’ ‘Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988’ ‘Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988’
‘Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988’
Wilfrido Enrique Verduga, de 55 años, llegó hace 33 años. En la foto junto a otro ídolo azul: Ariel Graziani (d).
‘Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988’
Wilfrido Enrique Verduga fue tres veces campeón y como hincha quiere un título en 2019.
‘Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988’
Wilfrido Enrique Verduga, de 55 años, llegó hace 33 a Emelec. Fue tres veces campeón y como hincha quiere un título en 2019.
Andrés Donoso Loor
10 de Febrero, 2019
10 Feb 2019

Andrés Donoso Loor

Cuando llegó del club Patria, en 1986, pocos apostaban a favor de un futuro prolongado y exitoso en Emelec para aquel joven espigado y silencioso. En tiempos de crisis económica y deportiva los prospectos iban y venían. Pero Wilfrido Enrique Verduga, de 22 años, no iba a ser uno más. El manabita se adueñó pronto de la titularidad en el medio campo azul con base en entrega y un espíritu batallador que no dio tregua por doce años. En 1988 fue clave para desbaratar ataques de los rivales, mientras que Jesús Cárdenas, Raúl Avilés y Rubén Beninca causaban destrozos en la ofensiva para asegurar un título. Y sin dejar de ser titular, Verduga fue bicampeón en 1993 y 1994 y semifinalista de la Copa Libertadores en 1995. El Flaco habla de sus éxitos y cree en opciones “altas” de un campeonato azul en 2019.

¿Qué siente un jugador al ganar títulos con Emelec?

Es una emoción que se lleva para toda la vida. Al poco tiempo de llegar al equipo fuimos campeones. Es una experiencia maravillosa que queda para toda la vida.

¿Los títulos que vienen después del primero ya no se sienten igual o sí?

Todos los campeonatos ganados se los celebran de la misma forma en que se festejó el primero. Cada título influye para siempre en el futbolista.

¿Qué título es el más especial, cuál festejó más?

El de 1988 porque Emelec tenía nueve años sin títulos. Se lo alcanzó al empatar 1-1 en el Atahualpa con Deportivo Quito, con un gol de José Federico Minda (la final de vuelta fue 3-0). La gente en Guayaquil salió a las calles para recibirnos y celebrar.

Los tres campeonatos que ganó se lograron de visita. ¿Le habría gustado dar una vuelta olímpica de local?

Siempre es mejor festejar en tu propio estadio. Me habría gustado celebrar el de 1988 en Guayaquil. Las finales de vuelta o partidos decisivos fueron en otra ciudad.

¿Cómo fue ser campeón en 1988 tras nueve años de Emelec sin coronas?

Ese era un equipo de obreros, no de estrellas. Éramos un grupo comprometido con hacer bien las cosas; había hambre de gloria. Fue un año muy bueno para todos los que estuvimos en Emelec. Hubo buenos refuerzos extranjeros (los uruguayos Xavier Baldriz, Nicolás Falero y Beninca) que ayudaron al club a coronarse.

Usted marcó un golazo en la final de ida en Guayaquil contra el Quito, en 1988. Lo gritó con todo. ¿Qué sintió?

Era volante defensivo y eso no me permitía convertir goles con frecuencia, pero ese día por el desempeño y la pasión que le puse al juego pude marcar ese tanto. El gol me causó tanta alegría que hasta las lágrimas se me salieron.

El primer equipo que jugó una final en el Monumental fue Emelec, la de ida contra los chullas en 1988. ¿Qué representó? Meses antes ganaron el título contra Barcelona en el torneo internacional organizado por los toreros.

¡Imagínese! Para mí fue una emoción enorme. Decían que el estadio de Barcelona era prestado a su rival (nosotros) para jugar una final con el Quito. Ganamos con goles de Beninca, Jesús Cárdenas y uno mío. ¡Imagínese!

¿De las tres coronaciones que tuvo en cuál Emelec tuvo su mejor equipo?

El mejor fue el de 1993. Era un Emelec muy compacto, con jugadores de primer nivel como Dannes Coronel, Iván Hurtado, Máximo Tenorio, Luis Capurro (la defensa titular de la Tri). También con varios futbolistas con mucho talento con el balón, como Marcelo Morales, Kléber Fajardo, Eduardo Hurtado. Y con arqueros como Jacinto Espinoza y Álex Cevallos. Era un grupo ganador. La verdad, qué gran plantel teníamos.

En 1992 iban rumbo al título, pero fue para El Nacional. ¿Qué les pasó?

Iniciamos muy bien. Emelec ganaba y volaba en cada partido. Otra vez nos llamaban el Ballet Azul. Teníamos buen fútbol y generábamos alegría entre los aficionados. Pero no sé qué nos ocurrió. Creo que aflojamos en los partidos finales y pese a tener un buen equipo no fuimos campeones.

¿Qué opciones le ve a Emelec en 2019?

El presidente Nassib Neme ha hecho buenas contrataciones. Me recuerda cuando en 1992 hizo lo mismo. Ese año fichó a grandes talentos como Espinoza, Ángel Fernández, Hurtado, Tenorio y trajo a jugadores jóvenes del exterior. Para mí, las opciones para que Emelec se quede con el título en 2019 son altas. (D)

Enrique Verduga: Se me salieron las lágrimas con mi gol de 1988
Fútbol
2019-02-10T12:00:48-05:00
Cuando llegó del club Patria, en 1986, pocos apostaban a favor de un futuro prolongado y exitoso en Emelec para aquel joven espigado y silencioso.
El Universo

Lo más leído