El exfutbolista brasileño, Adriano, reconoció en una entrevista los problemas que atravesó durante su etapa en el Inter de Milán (2001/02, 2004/08 y 2009). El delantero reveló que tuvo problemas con el alcohol cuando se encontraba en el mejor momento de su carrera.

El propio Adriano reconoce que el fallecimiento de su padre fue el punto de inflexión en su carrera y la razón que lo condujo a dicho vicio. 

"Solamente yo sé lo que he sufrido. La muerte de mi padre dejó un enorme vacío en mi vida. Me sentía muy solo. Después de su muerte todo empeoró porque sentí que estaba totalmente aislado. Me encontraba solo en Italia, triste y deprimido, así que comencé a beber. Sólo estaba feliz cuando bebía y lo hacía todas las noches. Bebía todo lo que me ponían en las manos, no paraba de beber y al final tuve que dejar el Inter", dijo el brasileño al diario portugués A Bola.

'El Emperador' también reconoció que llegaba en estado de ebriedad a los entrenamientos con el Inter y que, en la mayoría de los casos, el club lo cubría. "No sabía cómo esconderlo, así que llegaba borracho a los entrenamientos de la mañana. Siempre iba, aunque estaba totalmente borracho y luego me llevaban los médicos a la enfermería. El Inter le decía a la prensa que tenía problemas musculares", indicó.

Campeón de la Copa América en 2004 afirma que la compañía que tenía en Milán era el principal causante de su debacle. "Más tarde me di cuenta de que el problema era la gente que me rodeaba, amigos que no hacían otra cosa que llevarme a fiestas con mujeres y alcohol sin pensar en nada más", concluyó. (D)