La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) sufrió el congelamiento de sus cuentas bancarias, por problemas administrativos internos, en la antesala de viajes de cuatro de sus selecciones, incluyendo la mayor, a partidos internacionales, reconoció ayer un dirigente.

“Se van a resolver los temas administrativos internos que nunca debieron haber ocurrido”, dijo en una rueda de prensa el tesorero de la FBF, Clíver Rocha, quien pronosticó que “todo va a volver a la normalidad.

Un banco privado local congeló las firmas de las tres personas autorizadas para realizar movimientos económicos: del presidente interino Carlos Ribera, del vicepresidente Freddy Cortez y del tesorero Rocha, inform el diario El Deber.

Publicidad

El incidente surgió luego de que Cortez, apoyado por otro directivo, solicitó a la entidad bancaria bloquear las rúbricas de Ribera y Rocha, pero la financiera optó por hacerlo de todos, en medio de disputas de poder de dirigentes.

Problemas internos

La FBF, que se encarga de las selecciones, y la Liga del Fútbol Profesional Boliviana (LFPB), que administra los partidos de la primera división de clubes, se encuentran sumidas en problemas internos de dirigentes.

Publicidad

Una fuerte crisis nació a mediados del 2015 en el fútbol del altiplano, cuando el entonces presidente de la FBF y tesorero de la Conmebol, Carlos Chávez, fue detenido por la fiscalía local que lo acusó de presuntos hechos de corrupción. (D)