El francés Renaud Lavillenie, silbado por el público local, que lo hizo llorar, el martes en la ceremonia de premiación del salto con garrocha de Río 2016, en la que fue plata tras el brasileño Thiago Braz, oro, agradeció al vencedor por consolarlo.

“Obrigado Thiago. Merci Thiago. Thanks Thiago. Sentirme humillado en un podio olímpico, no pensaba vivir nunca eso”, escribió el francés en su página de Facebook.

“En la pista existe el respeto deportivo, se diga lo que se diga. Gracias Serguei (Bubka) y Thiago por haberme mostrado el lado bello y verdadero de nuestro fabuloso deporte”, añadió el plusmarquista mundial, que mostró las fotos del campeón olímpico y del exsaltador ucraniano consolándolo.

El martes, Lavillenie fue abucheado en el momento de recibir su medalla de plata en el estadio Olímpico. El francés no pudo evitar unas lágrimas en el podio, con la plata al cuello. En espera de recibir su medalla de oro, Braz hizo señales al público para que aplaudiera al francés, mostrando su incomprensión. Pero los abucheos siguieron.

El francés fue blanco de la ira del público brasileño después de que criticara la actitud de los aficionados. “Creo que la última vez que se vio esto fue cuando Jesse Owens corrió en 1936 (...). Joroba tener un público de mierda en los Juegos Olímpicos”, dijo el día de la final, pero después se disculpó. (D)