El piloto sueco Marcus Ericsson (Sauber) abandonó el hospital donde fue ingresado para realizarle exámenes después de su accidente este sábado en los ensayos libres en el GP de Gran Bretaña, aunque podrá correr este domingo en el circuito de Silverstone, informó su escudería.

Ericsson, de 25 años, perdió el control de su Sauber en la rápida curva de Stowe, cuando restaban 20 minutos para el final de la sesión, provocando una bandera roja y la interrupción de la sesión durante 10 minutos.

El monoplaza resultó dañado en el choque contra los muros de seguridad, pero el piloto logró salir por su propio pie del coche sin síntomas de lesiones.

Publicidad

Tras pasar un primer reconocimiento en el centro médico del circuito fue trasladado al Oxford para pasar exámenes complementarios.

Ericsson, que no participó en la sesión clasificatoria, saldrá el domingo desde boxes para la carrera, en 22ª y última posición. (D)