El asesor jurídico de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y director del departamento legal de esa organización, Guillermo Saltos Guale, presentó el siguiente pedido de réplica respecto de una columna publicada en este Diario el domingo anterior:

En la sección Marcador, página 2, de ayer (domingo pasado) de Diario EL UNIVERSO, aparece una nota periodística de la responsabilidad del señor Ricardo Vasconcellos R., bajo el título ‘Loretta Lynch y la Doctrina Saltos Guale’, la cual contiene afirmaciones falsas y lesivas a mi dignidad, como hombre de bien y de intachable conducta, así como a mi condición de abogado, amplio conocedor del derecho deportivo.

Por ello y al amparo de lo dispuesto en el artículo 24 de la Ley Orgánica de Comunicación, solicito, como en derecho corresponde, la publicación de la siguiente réplica:

Publicidad

La Doctrina Saltos Guale:

1. Es falso de toda falsedad que alguna vez en mi vida hubiese manifestado que ante el supuesto cometimiento de un delito común de acción pública, por el hecho de pertenecer al entorno de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, se goce de impunidad.

2. Lo que he sostenido y sostengo es que en la administración, llámese proceso eleccionario, periodo de los directivos y todo aquello relacionado con la organización del fútbol profesional, las asociaciones miembros de la FIFA de todo el mundo, no solo de Ecuador, gozan de autonomía, la cual impide que los estamentos estaduales intervengan en esos menesteres.

Publicidad

3. La acción de protección que cita el autor de la nota que repudio precisamente da la razón a la ‘Doctrina Saltos Guale’, pues, esa acción de protección, en dos instancias definitivas, se dictaron sentencias totalmente favorables a la FEF, tanto así que se realizaron las elecciones, cuyo impedimento pretendía la indicada acción de protección.

4. Desconoce el Sr. Vasconcellos R. que la justicia ordinaria, al más alto nivel, incluida la Corte Constitucional, consagra la autonomía organizativa o administrativa de la FEF, a la cual siempre me he referido.

Publicidad

5. No conozco al autor de la nota; nunca he dialogado con él; creo que nunca asistió a mis conferencias o charlas sobre el tema para que conozca a ciencia cierta cuál es la ‘Doctrina Saltos Guale’, que no será jamás la de concebir que un supuesto ilícito penal goce de impunidad por ningún concepto.

6. La irónica condición de ‘sabio’ que me asigna, ya por varias ocasiones, no me afecta en modo alguno. Me siento sí un abogado capaz en la materia, lo cual ha determinado que ejerza funciones importantes a nivel continental y mundial en materia jurídica; y, por sobre todo, honesto en todas las manifestaciones, incluso de pensamientos, capacidad adquirida por muchos años de estudio, práctica y experiencia, y que la animadversión del autor de la nota hacia la FEF no permitiré la extienda a mi persona. (D)