Saúl 'Canelo' Álvarez no había tenido siquiera tiempo para celebrar su victoria sobre Miguel Cotto, cuando el tema de Gennady Golovkin surgió. Golovkin observaba desde a primera fila y tuvo que agradarle lo que escuchó.

"Con todo el respeto, si quiere pelear ahora mismo me pondré los guantes y pelearé con él", dijo Álvarez.

Eso no sucedió el sábado por la noche en el casino Mandalay Bay, pero el mexicano podría no esperar demasiado para ello. Los dos reyes del peso mediano podrían acabar enfrentándose en algún momento del año entrante, en una mega pelea que podría hacer que muchos aficionados olviden el retiro de Floyd Mayweather Jr.

Es un combate que ambos boxeadores quieren y que los aficionados están empezando a saborearse. Dos pesos medianos con tremenda pegada en el mejor momento de su carrera, con todos los títulos principales y la supremacía del boxeo en juego.

"Gennady Golovkin es un gran peleador y es mi amigo", comentó Álvarez. "Tengo respeto por él, pero si peleamos, va a ser en mi peso. Soy el campeón y no tengo que hacer lo que él quiera".

El tapatío puede darse el lujo de ser exigente, pero no por mucho tiempo. El título de los 72,5 kilogramos (160 libras) que ganó al derrotar a Cotto viene con condiciones, como una pelea de unificación obligatoria con su compañero campeón de peso mediano que exige el CMB.

Un escenario para ambos boxeadores sería pelear con otros oponentes en la primavera. 'Canelo' Álvarez tiene reservado el fin de semana festivo en Estados Unidos del 5 de mayo, que Mayweather prefirió siempre para sus peleas de pago por evento, y entonces enfrentarse en septiembre.

Siendo el boxeo, por supuesto, no hay garantía de que la pelea ocurrirá. Ambos peleadores tienen diferentes promotores y distintas agendas. Pero ambos se conocen bien y han entrenado juntos varias veces. Los dos también saben los millones de dólares que cada uno podría ganar en una pelea que enfrentaría a dos grandes noqueadores en su mejor momento. (D)