El entrenador del Bayern Múnich, el catalán Pep Guardiola, aboga por una Cataluña independiente, también en lo deportivo, defendiendo una selección catalana de fútbol con la que hubiese querido jugar, pero que de momento no se plantea encabezar, en una entrevista divulgada este martes.

En sus años como jugador del FC Barcelona (1990-2001), el club que posteriormente revolucionó como entrenador (2008-2012) con su particular juego de pases cortos, Guardiola disputó 47 partidos con la selección de España.

“Si hubiese existido un Estado catalán, habría jugado con Cataluña porque he nacido en Santpedor”, localidad de 7.000 habitantes a unos 70 km al norte de Barcelona, afirmó en una entrevista difundida por Guanyarem, agrupación de deportistas a favor de la independencia catalana.

“Pero en aquel momento no era viable”, reconoce. “La selección (española) me convocaba y fui encantado a defender lo mejor posible mi juego, por mis compañeros y, evidentemente, por la selección española”, aseguró.

Publicidad

Guardiola, de 44 años, siempre ha mostrado abiertamente su apoyo al movimiento independentista que crece desde hace años en Cataluña, gran región del noreste de España con 7,5 millones de habitantes y 20% de la economía nacional.

Recientemente accedió participar en la lista Junts pel Sí (Juntos por el Sí) impulsada por el presidente catalán, Artur Mas, con la participación de numerosas personalidades de la sociedad civil para las elecciones regionales del 27 de septiembre, centradas en la cuestión de la independencia.

“Querríamos gestionar nuestros recursos nosotros mismos” y construir “un país socialmente más estable y más próspero para todos”, dice, retomando las reivindicaciones del movimiento.

El proyecto independentista lo encara desde su filosofía deportiva: “el deporte te enseña a respetar al contrario, te enseña a respetar las opiniones del otro, a saber que tu compañero ha sido mejor que tú, que el contrario ha sido mejor que tú, que te tienes que levantar una y otra vez, que en la victoria has de estar muy tranquilo y que en la derrota te tienes que rebelar”.

¿Se ve como seleccionador nacional en una hipotética Cataluña independiente?

“No lo sé, no me lo he planteado. Ahora soy entrenador, no sé qué seré dentro de cuatro, cinco o seis años, o el año que viene. No lo sé. Si ocurre, ocurrirá, y si no ocurre es que hay otra gente que lo puede hacer. No me preocupa demasiado”.