Francisco Maturana, miembro de la Comisión de Fútbol de la FIFA, fue entrevistado en la página web de ese organismo, donde el colombiano habló de las selecciones de Sudamérica que irán a Brasil 2014, de la muerte de Andrés Escobar tras el Mundial 1994. Pacho, exzaguero central del Atlético Nacional, llevó a los cafeteros dos veces a la Copa del Mundo, ganó con su país la Copa América 2001 y con su exclub la Libertadores 1989. También fue DT de Ecuador, Perú y Trinidad y Tobago.

¿Ve en Brasil 2014 a algún equipo sudamericano con más opciones que otro?
Quiero ser coherente. El mejor es Uruguay: si tenemos la referencia del último Mundial, fue cuarto. Y enseguida volvió y quedó campeón de América. Entonces no es gratuito. Simplemente tuvieron un mal momento en la eliminatoria, que no los descalifica. Hay que contar con Uruguay, que tiene a los mismos jugadores con tres años más de experiencia y de fortalecer una idea. No se puede no respetar a Argentina, aunque no está como uno la vislumbra. ¿Cómo no vas a respetar a un equipo que tiene al mejor jugador del mundo? Y Colombia, que ojalá encuentre un momento importante y que continúe. Porque hoy estás bien, pero mañana quién sabe.

El tema de ‘los momentos’ es una constante…
El mundo tiene recuerdos importantes, como el de la Colombia de 1994. Previo a ese Mundial hicimos, no sé… 24 partidos, ¡y ganamos todos! Pero en Estados Unidos perdimos el que no era. Y no es una cuestión patrimonio de Colombia. Si se analizan los últimos tiempos, tal vez la selección de América que mejor sabor dejó fue Argentina, que tenía Marcelo Bielsa: parecía una máquina de la estratósfera. Candidata única al Mundial y en primera ronda del 2002 la eliminaron. Y no es que se agrandaron ni que les hizo daño ganar, sino que los momentos de los jugadores determinan los resultados finales.

Publicidad

¿Qué decir de Brasil con Neymar?
Brasil con Neymar no tanto, sino Brasil en Brasil. Comparto una expresión que dijo Diego (Maradona). Si la final de la Copa Confederaciones se juega en otra parte, la gana España. Pero el momento espiritual, lo que fue el himno, esa comunión del pueblo con los jugadores, dio un Brasil que hay que respetar.

Este año se cumplieron 20 del 5-0 de Colombia en Buenos Aires con Argentina. ¿Le cansa hablar el tema?
Hablo poco porque para mí, más allá del resultado, se trató de conseguir los puntos necesarios para ir al Mundial. Lo otro fue circunstancial. Más allá de que la gente tenga el derecho de decir lo que quiera, el jugador de Colombia y los técnicos de Colombia siguieron siendo iguales antes y después del partido. En ningún momento nos cambió la vida.

¿Muchos aseguran que esa goleada perjudicó a Colombia en EE.UU. 1994, ¿Qué puede decir al respecto?
Normalmente, ganar nunca hace daño. El tema es que cuando no ganas quedan abiertas todas las ventanas y todas las puertas para que cualquiera llegue y diga cualquier cosa, justifique o explique una derrota. Nosotros simplemente lo entendimos como cosas del fútbol: nos ganaron, listo. El hecho puntual es que cuando pitó el árbitro, Rumania nos ganó. No tuvimos reacción. No estábamos en el escenario.

Publicidad

Es inevitable hablar, por el asesinato de Andrés Escobar tras ese torneo...
Se malinterpretó. Era un momento difícil de Colombia como país. Aparece este suceso y hay gente que lo quiere asociar y decir que fue por el Mundial. ¡Pero no! Fue una discusión que le pudo pasar a cualquier colombiano en un momento de intolerancia donde no se discutía, se peleaba. Y no se peleaba a golpes, sino el primero que sacara el revólver. Andrés tuvo la mala suerte de estar en el sitio equivocado a la hora equivocada. Pero ese día seguramente mataron no sé a cuántos médicos, odontólogos, periodistas… y no trascendía a la altura de lo que trascendió Andrés. Y se quiso mezclar eso. Eso no tiene sentido porque la única conexión es el motivo de la discusión, pero no fue una cosa programada porque no hicimos esto, aquello o porque no ganamos (el Mundial). No. Por el momento del país, cualquiera podría haber muerto.

Hay partidos que uno pierde y la gente aplaude. La gente reconoce el jugar bien, la gente no es tonta. Y uno juega para la gente.Fco. Maturana DT colombiano