Luego de conocerse la exclusión del equipo Pilahuín Tío de toda competencia de la Ecuafútbol, la incertidumbre invade a los 45 futbolistas del equipo.

Además, directivos, cuerpo técnico y trabajadores se sienten consternados porque se quedarán sin trabajo.

La dirigencia estudia la posibilidad de apelar las sanciones, ya que primero se los castigó a jugar como local sin público y luego se los eliminó.

Publicidad

El pasado 27 de octubre en el estadio Olímpico de Ibarra hubo intento de agresión al cuarto árbitro cerca del final del duelo entre Pilahuín Tío y Delfín.

El jugador David Ruano dijo: “Nos ha tomado de sorpresa esto. Faltando dos meses para cumplir el sueño de ascender, nos dejan afuera. Ya llega Navidad y nosotros sin trabajo”.

En el interior de la dirigencia se habla de discriminación por ser indígenas, según refirió Esteban Mazabanda, presidente del club. “En otros partidos han existido muertos. Jugadores han golpeado a los árbitros y no han expulsado a los equipos, ni los han sancionado dos veces por la misma causa. Nos sentimos discriminados”, aseveró.

Publicidad

Mauricio Bolaños, DT del plantel, indignado dijo que para los equipos chicos sí hay ley. “¡Volvemos a los tiempos de antes! Sancionemos a los de poncho. Para mí eso es racismo”.