Ronald Casal Saltos
Guayaquil.- Todas las asignaturas que figuran en los planes de enseñanza de la escuela y el colegio tienen un importante papel, pero la educación musical es muy indispensable, es una disciplina de una demostrada ayuda en la educación integral de la persona, sea niña o adulta.

La educación musical es el proceso que se debe seguir para lograr la formación cultural del hombre mediante un orden de adquisiciones intelectuales y morales. En mi infancia me llamó la atención la música cuando me invitaron a la iglesia y presencié las clases de instrumentos, en esos momentos un gran maestro de guitarra me dijo, te presento a mi mejor amiga, y me dio una guitarra clásica y me dijo hazte amigo de ella. Fue una gran motivación. Ingresé a estudiar guitarra con materias complementarias como solfeo, teoría, armonía, dictado. Posteriormente fui elegido para formar parte del ministerio de alabanzas en la iglesia y para dar clases de música a niños, jóvenes y personas de la tercera edad. Ingresé a la universidad y obtuve la licenciatura en pedagogía musical. También aprendí a tocar otros instrumentos.

Actualmente la educación está cambiando el eje de su objetivo, ya no se enfatiza únicamente en los conocimientos y las actividades del niño, sino que ahora el niño y sus intereses constituyen el centro alrededor del cual se mueven los programas y métodos de aprendizaje, dando además participación activa al descubrimiento y a la experiencia.

En el aula el alumno debe ser iniciado en una nueva actividad; el canto es una de las manifestaciones de la música, pero de creación musical, guiada por el maestro. Los resultados no serán obras maestras, ni perfectas, pero llevarán implícitas el goce inefable que encierra una creación musical, por modesta que sea; la persona aprenderá a escuchar, tocar, crear y amar la música, y a cultivar su espíritu.

Publicidad

Pero es lamentable visitar instituciones educativas y en su mayoría ver que no hay educación musical. Creo que se debería dar la importancia y el apoyo al arte de la música, como una materia obligatoria en el proceso educativo.

Ronald Casal Saltos,
Guayaquil