Publicidad

Gran Bretaña: no es una amenaza

El Reino Unido dijo: "Hemos dejado claro en nuestras conversaciones con el Gobierno ecuatoriano que el Reino Unido tiene la obligación legal de extraditar a Julian Assange a Suecia".

El Reino Unido indicó ayer: “Hemos dejado claro en nuestras conversaciones con el Gobierno ecuatoriano que el Reino Unido tiene la obligación legal de extraditar a Julian Assange a Suecia para que haga frente a las alegaciones de delitos sexuales”, dijo ayer una portavoz del Ministerio británico de Exteriores, quien agregó que: “Estamos decididos a cumplir esta obligación”.

Estas declaraciones se juntaron a un comunicado que señala: “A lo largo de este proceso hemos llamado la atención del Ecuador acerca de las provisiones relevantes en nuestra ley, como las extensas garantías de derechos humanos en nuestros procesos de extradición, o el estatus legal de las instalaciones diplomáticas en el Reino Unido”.

Además de que “en ningún momento se ha hecho una amenaza. Aún estamos comprometidos a encontrar una solución mutua aceptable”, detalló el comunicado en respuesta a lo anunciado por el canciller Ricardo Patiño.

Y concluyó que “desde un principio hemos buscado un acuerdo diplomático mutuo para dar solución al tema con Ecuador y continuamos en la misma posición”.

De aprobarse el asilo a Assange, este no le ofrecería protección legal en Gran Bretaña, donde la policía lo podría arrestar apenas tenga oportunidad, pues deberá buscar una forma de salir del centro de Londres hacia Ecuador sin pasar a través de territorio británico.

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?