Con gritos y silbidos, el público que acudió ayer al Arena ExCel, en los suburbios de Londres, rechazó el veredicto de los jueces que le dieron la victoria 13-12 al serbio Aleksandar Drenovak sobre el boxeador ecuatoriano Marlon Delgado, en el debut del pugilismo tricolor en los Juegos Olímpicos 2012.

La desaprobación del público se produjo por el convencimiento generalizado de que Delgado había lanzado la mayor cantidad de golpes sobre su rival. No obstante, el presidente de la Federación Ecuatoriana de Boxeo (FEB), Álex González, explicó que no gana el que tira puñetazos, sino el que es más efectivo al impactar, y ese factor lo tuvo en consideración el jurado para darle un punto más al serbio, campeón de varios torneos europeos y quinto en el Mundial de Bakú 2011.

Es que el inicio de la contienda, en la división de los 75 kilogramos, fue alentador para el tricolor, ya que regresó a su esquina como vencedor por 4-3.

Pero en el segundo asalto cambió la historia. Drenovak empezó a conectar mejores golpes sobre la humanidad del ecuatoriano, quien respondió, pero su repertorio fue poco efectivo para acumular puntos. En ese sentido, su rival fue más astuto y sacó ventaja de 4-2 para poner el global 7-6.

Empujado por sus compañeros, que se encontraban en la tribuna del escenario, Delgado trató de reducir distancias en el tercer round. Pero el europeo también hacía lo suyo y finalmente igualaron a 6 puntos. Esto dejó el global 13-12 a favor del serbio y a Delgado eliminado.

“Me falló la mentalidad táctica en el segundo y dejé que me acorralara contra las cuerdas, donde los jueces le vieron marcar. Esa fue la diferencia”, reflexionó el ecuatoriano.

Para hoy, está previsto que se cumpla el combate entre el ecuatoriano Carlos Sánchez ante Adam Nolan, de Irlanda, en la categoría de los 69 kg.

El titular de la FEB dijo que el sorteo no fue favorable. “Nuestro crédito, Ítalo Perea, tendrá que vérselas con el italiano Roberto Cammarelle, campeón del mundo de más de 91 kg.

Anderson Rojas medirá a Uktamjon Rahmonov, de Uzbekistán; Carlos Góngora a Vatan Huseynli, de Azerbaiján; Carlos Quipo a José Linares, de España; Julio Castillo a Siarhei Karneyeu, de Bielorrusia.