EFE
NACIONES UNIDAS.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a todas las partes en Paraguay que trabajen para lograr "una solución pacífica" a la crisis política abierta en el país tras la destitución del presidente Fernando Lugo.

Ban "exhorta a todas las partes implicadas a trabajar en los próximos días para garantizar una solución pacífica a sus diferencias", indicó su portavoz, Martin Nesirky, en un comunicado distribuido en la sede central de Naciones Unidas en Nueva York.

El secretario general de la ONU ha seguido "con atención y preocupación los recientes acontecimientos en Paraguay", añadió el portavoz, quien dijo tomar nota de la "preocupación expresada por los líderes regionales sobre el proceso de destitución y sus implicaciones para la democracia en el país".

Ban reconoció "los esfuerzos de la región por dar respuesta a la situación", al tiempo que acogió con beneplácito el envío de una misión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA) al país suramericano liderada por el secretario general de ese organismo, José Miguel Insulza.

También dijo apreciar en ese sentido la reunión extraordinaria que ha convocado el viernes la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Mendoza (Argentina) para analizar la situación de Paraguay.

El exobispo Fernando Lugo fue destituido el pasado viernes como presidente de Paraguay tras ser considerado "culpable" de mal desempeño en sus funciones en un "juicio político" en el Senado del país suramericano.

Diversos países iberoamericanos, como Argentina, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Cuba y Perú, rechazaron la destitución de Lugo al considerarla fruto de un golpe institucional.

Lugo ha reunido desde su destitución a exministros y colaboradores en un "gabinete por la restauración democrática", que monitoreará la actuación del nuevo Ejecutivo de Franco, y ha llamado a la resistencia "pacífica" para recuperar el poder.