REUTERS
ASUNCIÓN, Paraguay.- El destituido presidente paraguayo Fernando Lugo dijo este martes que solo un milagro lo hará regresar al poder porque tiene cerradas las puertas jurídicas y políticas en el país, pero anunció una cruzada para explicar a los ciudadanos los entretelones del veloz juicio que lo alejó del Gobierno.

El ex obispo dejó la presidencia luego de que el Congreso lo encontrara culpable de mal desempeño en un juicio político que duró menos de dos días. En el cargo quedó el liberal Federico Franco, quien ocupaba la vicepresidencia, hasta el final del mandato constitucional en agosto del 2013.

Los abogados del ex mandatario presentaron una acción de inconstitucionalidad en medio del juicio político alegando que el acusado no tuvo las garantías mínimas para la defensa, pero la Corte Suprema de Justicia rechazó el recurso el lunes, dos días después del cambio de Gobierno.

"En el ámbito legal se cerraron todas las puertas ayer con dar paso a la constitucionalidad del proceso y el reconocimiento de la justicia electoral. Legalmente no hay una vía para revertir esta situación", dijo Lugo en una entrevista con Reuters en Asunción.

Publicidad

El Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) dictaminó que Franco era el presidente constitucional.

"Hay una posibilidad quizás imposible, milagrosa, en que el mismo parlamento pueda decir nos hemos equivocado y damos marcha atrás (...) queda el camino político, el consenso en el parlamento pero me parece imposible", agregó Lugo.

El ex obispo católico, que colgó la sotana seis años atrás, para dedicarse a la política, anunció en cambio una cruzada por el país en la que se reunirá con adherentes a quienes explicará por qué el juicio político por mal desempeño constituyó a su criterio un golpe de Estado parlamentario.

Consejo de la OEA
Entre tanto, en Washington, el Consejo Permanente de la OEA se reúne hoy en sesión extraordinaria para analizar la crisis originada en Paraguay por la destitución de Fernando Lugo como presidente y, si es necesario, tomar "decisiones".

Anoche, el gobierno paraguayo advirtió al destituido presidente Fernando Lugo que se expondrá a acciones legales si participa de la cumbre de mandatarios del bloque regional Mercosur que se realizará esta semana en Argentina.

El canciller José Félix Fernández dijo que "Paraguay es representado por el presidente Federico Franco y no me parece adecuado que el expresidente se atribuya responsabilidades que ya no las tiene".