QUITO
.- Las Fuerzas Armadas cuentan desde ayer con 29 nuevos coroneles de Estado Mayor Conjunto que concluyeron el curso de formación y capacitación en el Instituto Nacional de Defensa.

Los oficiales de las tres ramas (Ejército, Marina y Aviación) se graduaron después de ocho meses de capacitación y retornarán a los cuarteles para cumplir con una de las principales misiones dada por el Gobierno a los uniformados: resguardar la seguridad interna.

El director del Instituto Nacional de Defensa, Johnny Égüez, resaltó el rol de los militares ante las amenazas transnacionales que ponen en riesgo la seguridad nacional.

"El concepto de seguridad no basta con asegurar al Estado para proteger al ser humano. Es necesario también incorporar resguardos que protejan al ser humano de instancias de riesgo a su existencia que impidan su normal desarrollo, tales como narcotráfico, delincuencia, trafico de armas, terrorismo en todas sus formas, a fin de que ciudadanos puedan ejercer a plenitud sus derechos individuales, colectivos", dijo el oficial.

Publicidad

El pasado 25 abril el presidente de la República, Rafael Correa, durante la ceremonia de posesión de la nueva cúpula militar, ratificó la disposición del Gobierno de que las Fuerzas Armadas salgan a las calles a combatir la delincuencia y el crimen organizado.

El mandatario dijo que es momento de replantear la pregunta de hacia dónde va el país en materia de seguridad y defensa. Y para qué tanto esfuerzo en la recuperación de la capacidad operativa militar.

"Un país pobre no puede darse el lujo de tener unas Fuerzas Armadas solo para el caso de una guerra convencional (...), serían demasiados recursos, un verdadero desperdicio".

El Ministerio de Defensa tiene previsto capacitar a 4.000 uniformados de la Policía Militar para la seguridad ciudadana. Hasta abril pasado se instruyó, junto con la Policía, a 2.100 militares.

El jefe de Estado recordó que las Fuerzas Armadas son una institución, al igual que la Policía, de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos, y que bajo ese contexto los militares deben aportar en la lucha contra la inseguridad ciudadana.

Por otra parte, Égüez durante la ceremonia castrense de ayer expresó que el Ecuador desde hace más de tres décadas optó de manera definitiva e irreversible por un sistema democrático, caracterizado por la vigencia de la libertad, y que las Fuerzas Armadas han contribuido para consolidar el sistema.

Publicidad

En ese marco recordó a los uniformados que "para el militar le está vedada la práctica política partidista" y que "debemos comprender que son las instituciones civiles las que deben y pueden participar en la resolución política que afectan a la vida nacional".

El oficial le entregó los manuales de Doctrina Militar al jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Leonardo Barreiro, y añadió que los militares deben tener una preparación sólida en el campo de la ciencia, en el arte de la guerra y en el uso de herramientas tecnológicas.

Control en el 2011

Durante el 2011, los resultados de las operaciones militares contra la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico no dejaron satisfecho al Gobierno. Se destinaron 1.871 soldados para dar seguridad.

Decomiso de armas

En el mismo año, la gestión militar en seguridad interna se centró en el decomiso de 6.191 armas ilegales.

Protección

Entre los planes del Comando Conjunto constan la compra de material disuasivo, escudos protectores, vehículos para control de armas con una inversión $ 6 millones, aproximadamente.