La construcción de un muelle para servicios turísticos ha generado reacción en el sector pesquero de este cantón, pues se asegura que la obra los perjudicará. Ellos acudieron ante un juez para plantear un recurso que frene la edificación, pero se quejan de que no son atendidos y ahora amenazan con protestas si no hay solución.

En estos días, una máquina hinca pilotes en la playa, frente al barrio San Jacinto, a un costado donde más de 300 lanchas pesqueras están varadas hasta salir de faena. El área de construcción es de unos 100 m² y está rodeada por una malla. Los muros toman forma en una ciudad catalogada como ecológica y turística. Es este rubro el que motivó a que el Ministerio de Turismo impulsara la construcción, a un costo de $ 955.000.

La obra fue contratada el año pasado por el Instituto de Contratación de Obras del Ecuador y la ejecuta el Consorcio Benavídez Asociados. El muelle servirá a los usuarios de doce lanchas que salen a la Isla de la Plata o a observar las ballenas.

Publicidad

Elizabeth Tomalá, de la operadora turística Isla de la Plata Tour, dice que el proyecto es significativo y le da una imagen de ordenamiento a los visitantes nacionales y extranjeros.

Pero una decena de representantes de asociaciones pesqueras está inconforme. Joselito Mero, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales Océano Pacífico, que agrupa a 102 pescadores, dice que no se opone a la obra, pero considera que esta afectará a los pescadores artesanales, ya que ellos serán reubicados para desembarcar la pesca a unos 500 metros al sur de donde actualmente acoderan sus lanchas.

Señala que a ellos se les ofreció una “facilidad pesquera”, un muelle en el lugar donde piensan ser reubicados. “Pero ahora no escuchamos nada; creo que nos quieren marginar. No tenemos ninguna seguridad y las lanchas podrían sufrir daños con el golpe contra las rocas, y ahí quién responderá por nuestro arte de pesca”, afirma.

Publicidad

Otro dirigente, Santos Mero, de Asopescar, señala que la obra no se socializó, pues solo se citó a una reunión para analizarla y es poco lo que se les informó.

Juanito Mero dice que cuando se inició la obra, en noviembre pasado, algunos pescadores enardecidos intentaron bloquear la construcción. Pero luego decidieron enviar oficios a la Presidencia de la República. Al no hallar respuesta, el 5 de diciembre pidieron medidas cautelares ante Enrique Pita, juez décimo de lo Civil de Jipijapa.

Publicidad

Jimmy Cevallos, patrocinador de esa petición, dice que esta la dirigieron contra el Ministerio de Turismo e ICO. Sin embargo, la petición no ha sido tratada y ahora anuncian protestas y una queja contra el juez.